Archivo de la etiqueta: imaginario tecnourbano

Imaginarios en una ciudad tecnológicamente mediada: la ciudad “maquina”

 Ciudad  ♥ Tecnología: un largo romance (II)

Durante el siglo XX, el avance conjunto de la tecnología y la ciudad tiene que ver, particularmente con la incorporación, cada vez más masiva, del artefacto tecnológico, especialmente el vinculado a la comunicación en los espacios de la vida cotidiana(automóvil, teléfonos, radios). Arquitectos como Henard (1910), Tony Garnier (La Ciudad Industrial, 1904), Antonio Sant’Elia (La Ciudad Nueva, 1922) y Le Corbusier (La Villa Radiante, 1933), pondrían sobre la mesa la necesidad de diseñar y dar vida a una integración aún más explícita y funcional de humanos y artefactos tecnológicos, es la propia ciudad y vivienda  la que se diseña como una máquina en el periodo de preguerra:

“Nosotros debemos inventar y reedificar la ciudad futurista parecida a un inmenso edificio en construcción, tumultuoso, ágil, móvil, dinámico, en cada una de sus partes, y la casa futurista parecida a una gigantesca máquina. (…) nosotros —materialmente y espiritualmente artificiales— hemos de encontrar la misma inspiración en los elementos del novísimo mundo mecánico que hemos creado, del cual la arquitectura debe ser su más bella expresión, su síntesis más completa y su integración más eficaz”.( Maretti, F.T., 1978, pp. 222-224).

 

En la creación de ‘ciudades-máquinas’ se había propuesto la coexistencia armoniosa del mundo maquínico, de artefactos e infraestructuras en el seno de la ciudad y la propia vivienda, ambas debían funcionar como una maquina misma (Le Corbusier, Carta de Atenas, 1933). Pensadas como máquina para vivir y con máquinas integradas en ellas, las ciudades se hacen, cada vez más, funcionales a la velocidad, a las necesidades y tecnologías de comunicación del mundo capitalista, menos industrial y mas de servicios y financiero. Ordenan, estas ciudades, desde su planteamiento, tanto la marcha de los peatones, como las velocidades mecánicas de los vehículos y los flujos de energía e información que deben conectar los centros productivos, los mercados, los centros de negocios y lugares de viviendas. La clásica ciudad ‘fordista’ modernista del boom urbano de postguerra, apuntalado por las economías industriales especializadas e integradas, puede ser considerada como el lugar internamente integrado de la producción y el consumo de masas, la interacción social y la representación institucional (Amin y Thrift 1994 citado por Graham 2001:). Estamos ante una ciudad compacta, unitaria situada en un espacio tiempo cartesiano y euclediano, contenedor de la vida urbana y social, una medida elemental, objetiva y repetitiva que marca los ritmos invariables de la fabrica, el hogar… ese tiempo de duración y sucesión anclado a un espacio circunscribible y delimitable (Lash and Urry 1994:237; Giddens 1979: 202; Emberley 1989:745).

 

Imaginarios en una ciudad tecnológicamente mediada: la ciudad “moderna”

 Ciudad  ♥ Tecnología: un largo romance (I)

Tecnología y ciudad han transcurrido imbricadas a lo largo de la historia , en la vida de los habitantes de las ciudades y en la forma del propio espacio urbano. Encontramos esta relación en las diferentes formas de organizar la relación con la naturaleza, los modos de construir la ciudad, ordenar los flujos de mercancías, energía, personas, información, capital y poder.

Decía Munford ([1961] 2012, p. 60) que, exceptuando los primeros asentamientos neolíticos de Jericó, en el Valle de Jordania, y Çatal Hüyük, en el sur de Anatolia[1], los vestigios urbanos más antiguos que se conocen se sitúan allá por el 3000 A.C. y coinciden en un periodo de siete siglos más o menos con una gran expansión tecnológica humana: la aparición del cultivo de cereales, el arado, la rueda de alfarero, el barco de vela, el telar, la metalurgia de cobre, las matemáticas abstractas, la observación astronómica exacta, el calendario, la escritura. Esta fue la conocida como ‘segunda revolución urbana’, es el nacimiento de las ciudades–estado, independientes y a la vez formando parte de una red de asentamientos urbanos interconectados, que funcionaban como nudos metropolitanos para la difusión de gran alcance del comercio, el conocimiento, la religión y el poder militar‐gubernamental. Si me remito a este lejano pasado, no es tanto con el ánimo de describir esta primera fase de una larga relación, sino más bien para dejar constancia de que esta primera revolución urbana produce ya entonces y hasta hoy una maquinaria sociotecnológica, la ciudad, que permite su mantenimiento, re-producción y favorece la acumulación y continua produción e incorporación al tejido urbano de novedades tecnológicas y técnicas.

“Hasta las gigantescas fuerzas de la naturaleza fueron sometidas a una dirección humana consciente: decenas de miles de hombres se ponían en acción como una sola máquina bajo un control central y construían acequias, canales montículos urbanos, zigurats, templos palacios y pirámides en una escala hasta entonces inconcebible. Como resultado inmediato de la nueva mitología del poder la misma máquina había quedado inventada(…). La ciudad fue el receptáculo que determinó esta implosión y que a través de su misma forma mantuvo unidas las nuevas fuerzas, intensifico sus reacciones internas y elevo en conjunto el nivel de realizaciones” (Munford, L. [1961] 2012, p. 62)

Reconstrucción virtual del Templo Oval de Khafaje, III milenio. Reconstrucción (3-D). Luis Amoros y Miguel Orellana (404Arquitectos), Barcelona y Vancouver, 2011

Con la llamada ‘tercera revolución urbana’ llegará la ‘metrópolis moderna’ que confirma y hace aún más visible la idea anterior. Los historiadores tienden a situarla en un periodo muy amplio que abarca entre 1850 y 1980, subdividiendo el periodo en diferentes fases que coinciden con la primera y segunda revolución industrial y los distintos desarrollos y expansiones del sistema capitalista. Para lo que nos interesa ahora puede decirse que en esta ‘segunda revolución urbana’, la tecnología y la ciudad se mantienen imbricadas amorosamente, pero, ahora, formando parte, además, de una conciencia colectiva de modernidad y progreso que surge con la Ilustración europea y se intensifica con el desarrollo de la primera y segunda Revolución Industrial pregnada de inventos, técnicas y tecnologías, así como de formas de racionalización en el uso y distribución de las mismas en el espacio urbano. Las maquinas a vapor, la máquina de coser, el telégrafo, el teléfono, la electricidad y la bombilla, el magnetismo, el ascensor, surgieron y se asentaron como nuevas mediaciones en las relaciones productivas de las personas y los Estados. Emergieron de las ciudades y al mismo tiempo penetraron en su piel, cambiando el modo de vivirlas, recorrerlas y la forma de comunicarnos.

 

Detengámonos aquí por un momento. Por qué el modo particular de pensar espacialmente la relación entre tecnología y ciudad de estos momentos de la historia marcaría profundamente y hasta hoy los desarrollos tecnourbanos, el modo en el que se diseña la infraestructura,  y que demandas políticas se hacen a través  mediante ella. El tantas veces citado plan urbanístico de Haussman para París resulta paradigmático en este sentido. Sentó las bases de una nueva concepción del espacio publico urbano, y el modo en el que este se ordena y gobierna, reconociendo e integrando racionalmente, por primera vez los componentes humanos (individuos, colectivos, instituciones, etc.) y no-humanos ( ambiente físico, clima, infraestructuras, arquitecturas) (Graham y Marvin, 2001; Robins, 2004; Kaika 2005; Keil 2005;)[2].

Como sugieren Dominguez y Fogué (2012) el plan de Haussman inscribe y enacta una “nueva política ecológica urbana”, un nuevo “régimen de cohabitación”, basado en la separación de los habitantes humanos, naturales y tecnológicos en diferentes superficies o capas de la ciudad y también en diferentes esferas de gobierno. Por un lado la ciudad del espacio publico visible y vivible, entendido éste como el lugar del trasiego social, del ocio, del comercio, la movilidad, donde la naturaleza aparece domesticada al servicio del urbanita. Esta ciudad de calles, plazas, pasajes, esquinas, parques, es la ciudad diseñada por arquitectos y gobernada por políticos y planificadores, es la ciudad abierta al debate político. Pero también al control público.

Por otro lado la ciudad habitada por diferentes habitantes tecnológicos como son los contenedores de agua, las alcantarillas, los cables, engranajes mecánicos de elevadores, tuberías, los propios flujos de energía, agua y residuos pasan a integrar la otra ciudad o mejor dicho, en plural, otras ciudades solapadas (hidrópolis, electropolis, ciudad de la información) que pasan a estar ocultas en las periferias, enterradas bajo tierra o entre muros y, en otras ocasiones –como sucedía con el transporte y las telecomunicaciones– estratégicamente fetichizadas para recordar la grandeza del progreso técnico. Véanse aquí por ejemplo los grandes puentes, los rascacielos, las enormes avenidas, las antenas. Incluidas esas excepciones, la esfera de componentes no-humanos se asienta como esfera ‘subpolitica’ ligada al conocimiento experto que hace y deshace sin control publico.

 

El espacio público segregado de sus infraestructuras y tecnologías es un espacio higienizado y ordenado para evitar la insalubridad, el caos y desorden que reinaban en el espacio urbano industrial poluído y superpoblado de la primera y segunda revolución industrial. La sustitución gradual de pequeñas y fragmentadas redes de infraestructuras por redes integradas, amplias y centralizadas permitieron liberar y limpiar amplias zonas urbanas, facilitaron el acceso universal a servicios básicos como la electricidad, el agua, el teléfono y mediante estas tecnologías y los artefactos vinculados a ellas fue posible la estandarización y la cohesión de espacios urbanos y poblaciones (Graham y Marvin 2001).

El plan de Haussman sirvió para impulsar nuevo ideal de cohesión urbana basado en una intengración pacífica de la naturaleza, la tecnología y la sociedad, en un ambiente urbano renovado, socialmente ordenado y saludable (Dominguez y Fogué, 2012). Pero como advierten Foucault (1977) y Lefebvre (1978) esta racionalización del espacio urbano, no puede desligarse del intento de incrementar el control político y moral sobre la población al tiempo que permite alejarla de las tomas de decisiones que se depositan el llamado conocimiento experto.

 

[1] Asentamientos urbanos pre‐agrícolas de cazadores, recolectores y comerciantes que iniciaron un proceso de concentración de población considerada como protourbanización hace 10.000 años.

[2] Citado por Domínguez y Fogué, 2014, p.1036 (forth coming article) Muchas gracias a ambos por compartir su brillante artículo.

FOGUÉ, U. & DOMINGUÉZ, F. 2015. Unfolding the political capacities of design. In Yaneva, A. & Zaera-Polo.A.(eds.) (forthcoming)What is comopolitical design?. London: Ashgate. https://escholarship.org/uc/item/3g25790c