Imaginarios en una ciudad tecnológicamente mediada: lo “sentient”

Algunas notas introductorias sobre una ciudad cada vez más “sensible”

En términos de desarrollo tecnológico el concepto “sentient city” enlazaría con la ‘Smart City’ a partir de la paulatina prolongación de la ‘computación ubicua’, y especialmente incide en la producción y utilización en tiempo real de flujos de datos producidos por los sensores y dispositivos de identificación, seguimiento y detección, operados por diferentes actores, como parte del funcionamiento de la ciudad y la experiencia urbana cotidiana. En este sentido la ciudad es percibida como un ‘sistema operativo’ que a través de una red de sensores, genera diversos flujos de datos en tiempo real. Esta idea de ciudad midiéndose y regulándose continuamente en tiempo real, sustenta gran parte del trabajo tecnológico del influyente MIT’s SENSEable City Lab. Sin embargo, la retórica que conforma el imaginario de la ‘Sentient city’, se desarrolla a contrapunto de la automatización de la ciudad, desde los foros urbanológicos interdisciplinares e internacionales en los que participan científicos sociales, arquitectos, urbanistas, diseñadores, programadores y artistas, principalmente.


Los primeros desarrollos de la retórica crítica que irá perfilando el imaginario de la ‘sentient city’ e inspirando el diseño de nuevas aplicaciones, espacios digitales y tecnoarquitectónicos suelen situarse en dos influyentes autores. Por un lado el post que escribió Dan Hill (2008), diseñador estratégico (Helsinky Design Lab, Sitra), titulado ‘The setreet as plataform’[1], en el que describía detalladamente la vida ordinaria de una calle, desde las interacciones visibles entre humanos, artefactos, infraestructuras y espacios y a la vez describiendo todo el intercambio de información invisible realizado en esas interacciones. En ese post apuntaba cuestiones centrales sobre la producción y gestión de esos datos y su implicaciones sobre el devenir del propio espacio publico, la privacidad, el anonimato, y los retos de las políticas urbanas en base a estas cuestiones. Por otro lado, la obra de Mark Shepard (2009) [2], arquitecto y artista, a quien se le atribuye la definición y desarrollo crítico del término ‘Sentiet City’. Al, vincularlo explícitamente a las raíces latinas de la palabra “sensibilidad” (sentience): “la capacidad de sentir o percibir subjetivamente , sin incluir necesariamente la conciencia de uno mismo”, Shepard apunta a una capacidad de sentir que no presupone (a la agencia que siente) la capacidad de conocer, y menos aún en un sentido antropomórfico. La ciudad sensorizada puede ‘escuchar y sentir’ cosas que suceden en ella, pero ello no implica necesariamente algún tipo de conocimiento objetivo sobre ello. Relacionado con lo anterior, Shepard pone en primer plano el hecho de que los flujos de datos generados mediante la computación ubicua, así como las instancias que los producen, interpretan y utilizan, no pueden ser concebidos como objetivos. Más bien, su recopilación y clasificación, responde a decisiones políticas y su interpretación a través de algoritmos de software y de dispositivos de actuación, incluye valores subjetivos, códigos legales y relaciones de poder, como ya habían adelantado los trabajos de Thrift y French (2002) y Graham y Crang (2007) entre otros. Así pues, desde la propia conceptualización y hasta el posterior desarrollo de imaginario de la ‘Sentient City’ tanto en EE.UU. como en Europa, se produce un giro crítico, que incluye cuestiones filosóficas, sociológicas y políticas, hacia la forma de pensar, concebir y diseñar la ciudad misma y, en relación con ello, la computación ubicua y sus aplicaciones.

“The Sentient City thus becomes a contested site: a theoretical construct within which longstanding claims of essential human qualities, capabilities and characteristics are critically destabilized through their attribution to non-human actors. This destabilization is understood to work actively, as a tactical maneuver enabling other ways of thinking that not so much confront dominant ideologies but elide common wisdoms about not only what it means to be human but also what it might mean to be a city.” (Shepard, 2009: Sentient City Survival Kit: Archaeology of the Near Future. En: http://escholarship.org/uc/item/4zp0c4x2)

Shepard: “The Sentient City Survival Kit probes the social, cultural and political implications of ubiquitous computing for urban environments. The project consists of a collection of artifacts for survival in the near-future sentient city.”

Ecosistema Urbano: “Gran Vía Procomún es un proyecto que caracteriza la Gran Vía como un paisaje cultural identificable con los innovadores procesos de auto-organización e intercambio generados en internet. Un paisaje común y compartido, donde cada ciudadano pueda replicar las infinitas iniciativas presentes en la red, partiendo esta vez desde el soporte físico”.

___________

[1] Ver: Y también: Dan Hill en The Social Cities of Tomorrow Conference, 17th of February 2012, Amsterdam. Organised by Virtueel Platform. En: https://www.youtube.com/watch?v=gxXRubhVi8s

 

[2] Mark Shepard, “Curatorial Statement,” The Architectural League NY, 2009. http://www.sentientcity.net/exhibit/?p=3. A pesar de ser crítico algunos desarrollos del SENSEable City Lab MIT, resulta significativo que en 2011, viera la luz el influyente libro “SENTIENT CITY: UBIQUITOUS COMPUTING, ARCHITECTURE, AND THE FUTURE OF URBAN SPACE”, precisamente co-publicado por el MIT Press además de la The Architectural League of New York, como ampliación de la exposición antes apuntada.

 

Actualmente he terminado una visión ampliada y muy mejorada de este imaginario. Podrá leerse en breve en la revista Urbanities