Imaginarios en una ciudad tecnológicamente mediada: la ciudad “maquina”

 Ciudad  ♥ Tecnología: un largo romance (II)

Durante el siglo XX, el avance conjunto de la tecnología y la ciudad tiene que ver, particularmente con la incorporación, cada vez más masiva, del artefacto tecnológico, especialmente el vinculado a la comunicación en los espacios de la vida cotidiana(automóvil, teléfonos, radios). Arquitectos como Henard (1910), Tony Garnier (La Ciudad Industrial, 1904), Antonio Sant’Elia (La Ciudad Nueva, 1922) y Le Corbusier (La Villa Radiante, 1933), pondrían sobre la mesa la necesidad de diseñar y dar vida a una integración aún más explícita y funcional de humanos y artefactos tecnológicos, es la propia ciudad y vivienda  la que se diseña como una máquina en el periodo de preguerra:

“Nosotros debemos inventar y reedificar la ciudad futurista parecida a un inmenso edificio en construcción, tumultuoso, ágil, móvil, dinámico, en cada una de sus partes, y la casa futurista parecida a una gigantesca máquina. (…) nosotros —materialmente y espiritualmente artificiales— hemos de encontrar la misma inspiración en los elementos del novísimo mundo mecánico que hemos creado, del cual la arquitectura debe ser su más bella expresión, su síntesis más completa y su integración más eficaz”.( Maretti, F.T., 1978, pp. 222-224).

 

En la creación de ‘ciudades-máquinas’ se había propuesto la coexistencia armoniosa del mundo maquínico, de artefactos e infraestructuras en el seno de la ciudad y la propia vivienda, ambas debían funcionar como una maquina misma (Le Corbusier, Carta de Atenas, 1933). Pensadas como máquina para vivir y con máquinas integradas en ellas, las ciudades se hacen, cada vez más, funcionales a la velocidad, a las necesidades y tecnologías de comunicación del mundo capitalista, menos industrial y mas de servicios y financiero. Ordenan, estas ciudades, desde su planteamiento, tanto la marcha de los peatones, como las velocidades mecánicas de los vehículos y los flujos de energía e información que deben conectar los centros productivos, los mercados, los centros de negocios y lugares de viviendas. La clásica ciudad ‘fordista’ modernista del boom urbano de postguerra, apuntalado por las economías industriales especializadas e integradas, puede ser considerada como el lugar internamente integrado de la producción y el consumo de masas, la interacción social y la representación institucional (Amin y Thrift 1994 citado por Graham 2001:). Estamos ante una ciudad compacta, unitaria situada en un espacio tiempo cartesiano y euclediano, contenedor de la vida urbana y social, una medida elemental, objetiva y repetitiva que marca los ritmos invariables de la fabrica, el hogar… ese tiempo de duración y sucesión anclado a un espacio circunscribible y delimitable (Lash and Urry 1994:237; Giddens 1979: 202; Emberley 1989:745).

 

¿Porque ciudad/red y ciudadano/red?

¿Porque ciudad/red y ciudadano/red?

Esta pregunta llevara encadenada una serie de 3 post en los que analizare que quiero decir teórico-metodológicamente con la expresión ciudad/red y que ámbitos de estudio incluye en el proceso de investigación en el que estoy embarcada, lenta pero continuadamente hace tiempo. El primero de los post se aproxima a la manera de ser concebida la tecnología y a relación entre humanos y no humanos. El segundo post apunta a la relación problemática entre ciudad y tecnologíaa. Y el tercero a la relación entre “participación ciudadana” y tecnología. Cada uno de los post es un breve resumen ni mucho menos exhaustivo de yodos los problemas que conjugan y apuntan a una producción en proceso.

1. Una mirada hacia la tecnología desde la agencia compartida

“El termino sociedad red hace referencia a la estructura social resultante de la interacciòn entre organización social, cambio social y el paradigma tecnológico constituido en torno a las tecnologías digitales de la información y comunicación” (Castells, 2006:21).

Partiendo conceptualmente de la definición de ciudad red de Castells (2002), utilizo explícitamente el concepto de ciudad/red y ciudadano/red, por tres motivos fundamentales que han guiado teórico-metodológicamente mi estudio de las mediaciones tecnologías de la ciudad y de las practicas urbanas.

El primer lugar en la línea de autores como Levy (1991), horst and Miller (2012), Mitchell (2003), Graham Y Marvin (2001), Blythe y Monk (2005); entre otros, entiendo que no existe una continuidad que deba darse por supuesta o no problemática entre ciudad, espacio de flujos de información digitalmente mediada, prácticas sociales tecnológicamente mediadas  y objetos tecnológicos propiamente dichos. Al intentar comprender de que manera las TICs median en las acciones colectivas que enactan la ciudad, no me refiero solamente a las relaciones entre agentes políticos mediadas por teléfonos móviles, los ordenadores conectados, las aplicaciones y los perfiles en redes sociales tecnológicamente, sino a flujos de acción que incluyen artefactos y personas conformando una agencia compartida (Latour 2005). Tanto las personas como los artefactos son sujetos y objetos de la acción o actores actantes, unas y otros hacen y hacen hacer. “Las acciones resultan tanto de las intenciones e intentos de las personas como de lo que su entorno material, los objetos y las tecnologías implicados en la acción, permiten o impiden realizar” (Lasén y Martinez de Alveniz: 10).

La gente produce, adopta y modifica, se apropia, de las TICs –y en ese proceso produce y se apropia de la información– en tiempos y espacios concretos de relaciones y prácticas cotidianas, según sus necesidades, valores y deseos, a veces, innovando, a veces “remediando” anteriores prácticas y medios de comunicación como la TV, los periódicos, los libros, la correspondencia, o la comunicación cara a cara y también “remediando” la propia experiencia social y antropológica de la producción del lugar (Bolter & Grusin 2000). Pero también en muchas ocasiones las personas nos apropiamos de las tecnologías en modos no previstos, no deseados, y también podríamos decir que son las tecnologías las que se apropian de nuestras acciones, abriendo espacios para lo indeterminado. En un terreno como este, de agencia compartida y de indeterminaciones, los afectos y las emociones se desencadenan desde las relaciones más ordinarias y vanales entre agentes humanos y no humanos hasta las más complejas. Por todo ello, cuando se establecen rigurosas y objetivadas separaciones y uniones entre ingredientes humanos y no humanos, entre lugares que se consideran “virtuales” y aquellos que se denominan “físicos”, entre el “estar conectado” o “desconectado”, entre la “acción privada” y la “colectiva”, entre “la novedad” y “lo de siempre”, perdemos de vista la posibilidad de que esos dualismos no estén necesariamente trazados en la práctica cotidiana de los agentes. Y ni siquiera del modo en el que fueron pensados al ser diseñados los artefactos que median en la producción de tales dualismos. Como nos recuerda Harvey Molotch (2003) el diseño de los objetos, esta en constante transformación, las personas, creativamente se apropian de ellos, los diseñadores tratan de encontrar sentido y adaptarse a esas re-apropiaciones y los científicos sociales aportamos nuevas categorías analíticas que también interceden en este proceso de producción de significado. La barra que sitúo en vez del guión pretende, en este sentido, hacer visible esa complejidad, heterogeneidad e imprevisibilidad en la relación entre humanos y TICs como parte de la experiencia urbana.

IMG_5362

Imaginarios en una ciudad tecnológicamente mediada: la ciudad “veloz”

Ciudad  ♥ Tecnología: un largo romance (III)

Sugieren Graham y Marvin (2001) que lo que realmente cambiaría en la relación entre tecnología y ciudad durante el siglo XX y particularmente desde la segunda mitad en adelante, es lo referente a las telecomunicaciones y en este sentido:

  • La intensidad, poder, rapidez y riqueza de las conexiones
  • La omnipresencia de la dependencia en la vida urbana basada en redes materiales y tecnológicas y las movilidades que soportan
  • La escala de la vida urbana tecnológicamente mediada
  • La duplicación, extensión, variedad y densidad de la red de infraestructuras
  • La rapidez en la sofisticación de las más poderosas y avanzadas infraestructuras y tecnologías de la información y la comunicación.

Esto es lo que principalmente ha caracterizado lo que se da en llamar desde la sociología y la antropología la ‘Tercera Revolución Industrial’ (Electrónica, Informática , Telemática…) y la ‘cuarta revolución urbana’ o la era de la ‘postmetrópolis’.  

En el espacio físico de la ciudad, pasa a estar incrustado, encarnado,  el espacio informacional. Pero no se trata de una sumatoria de realidades paralelas, como frecuentemente escuchamos. No se trata de que a la física inmutable de los edificios y monumentos arquitectónicos se le añada ese tan mal llamado ‘espacio virtual’ de los ordenadores y de la información inmaterial. Una epidermis no se superpone a otra. Lo que sucede en la era informacional es que las ciudades del mundo desarrollado, gestionan y acumulan cantidades inmensas de información que esta por doquier – y “no solo flotando como la niebla entre las calles”– sino visiblemente incrustados en nuestros cuerpos, en los objetos que consumimos o intercambiamos,  y en los espacios que recorremos o habitamos. La ciudad y nosotros generamos continuamente información, caudales enormes de información en tiempo real. esta información es procesada también prácticamente en tiempo real y así indexa activamente las interacciones entre las personas, entre personas y espacio construido, entre cuerpos y máquinas, entre espacio construido y máquinas y entre edificios y edificios.  Pero lejos de desmaterializar la ciudad, nos dice Latour, estas tecnologías  hacen aún más patente lo que antes permanecía en el insondable espíritu de la vida urbana: la heterogeneidad, la fragmentación y la movilidad continua del sistema complejo de relaciones entre distintas entidades humanas y no humanas que la enactan (Latour y Yaneva 2008).

París Ciudad Invisible http://www.bruno-latour.fr/virtual/index.html