¿La ciudad del mañana es ahora o sólo nos encontramos en un “sentient urban dream”?

Trabajos  en la línea de los primeros de Castells (1995:1997:2001) identificaron señales del surgimiento de una sociedad basada en formas inéditas de convivencia social que dejan de tener su base en las formas clásicas cotidianas (ie.:vecindario, comunidad local), y que abandonaban los anclajes territoriales del concepto de ciudadanía para tejer redes sociales globales. Los años 90 fueron, de hecho, la década de lo virtual (Manovich, 2006). No sólo desde la sociología, también desde los estudios de comunicación e información y geografía se produjeron una gran cantidad de escritos analíticos, utópicos y distópicos que analizaban las nuevas reconfiguraciones de la identidad y el espacio en el ámbito online (Graham, 2004). Pero, las críticas no tardaron en llegar poniendo de manifiesto que ese reino de los flujos de bits no estaba situado en un ahí fuera deslocalizado ni consistía en un  reino con una geografía homogénea. Como sostiene Sassen (2006) los flujos transnacionales están tan profundamente encarnados que para muchos urbanitas, las formas de experimentar lo local consisten cada vez más en microambientes  con alcance global.  Y, al mismo tiempo, mucho de lo que nos parece que circula licuefactado por las redes digitales y esta marcado por la hipermovilidad  en realidad permanece físico, enraizado en las redes locales (Kluitemberg 2006).

Es en este contexto de hibridaciones tecnológicas locales y globales donde la escala que identifica lo humano con lo pequeño, lo cercano, lo local y lo lento debe ser repensada, que no completamente apartada. Desde aquí cobran sentido, por tanto, las preguntas de autores que desde la sociología, la antropología y los estudios sociotécnicos servirán de referencia para mi investigación, (Graham (2004; 2007), Hine (2000), Sassen (2006), Canclini (1991; 2004)Bakardjieva, M. (2001), Baym, N.K. (1995; 1998) De Waal, M. (2009)): ¿Qué sucede cuando la ciudad se convierte en una neblina de software tanto como de ladrillos? ¿Cómo podemos dar cuenta de la permeabilidad del ambiente cotidiano a las tecnologías de la información que da lugar al llamado espacio híbrido(Kluitemberg 2006)? ¿Cómo entender un espacio urbano en el que lo público es reconfigurado por una multitud de medios y redes de comunicación globales imbricadas localmente en las funciones políticas y sociales? Estas cuestiones apuntan hacia algunas de las implicaciones políticas de las TICs en la ciudad,  remiten a nuevos imaginarios y funcionalidades que se plantean al espacio público urbano y hacen imprescindible un estudio detallado de las performances de comunidad, vecindad y ciudadanía, así como de las formas de exclusión e inclusión  que actualmente resultan en  y de la ciudad/red.

“1950s View of the future, retro futurism Part 2”