Archivo de la categoría: Imaginarios de la ciudad del futuro

Imaginarios en una ciudad tecnológicamente mediada: lo “sentient”

Algunas notas introductorias sobre una ciudad cada vez más “sensible”

En términos de desarrollo tecnológico el concepto “sentient city” enlazaría con la ‘Smart City’ a partir de la paulatina prolongación de la ‘computación ubicua’, y especialmente incide en la producción y utilización en tiempo real de flujos de datos producidos por los sensores y dispositivos de identificación, seguimiento y detección, operados por diferentes actores, como parte del funcionamiento de la ciudad y la experiencia urbana cotidiana. En este sentido la ciudad es percibida como un ‘sistema operativo’ que a través de una red de sensores, genera diversos flujos de datos en tiempo real. Esta idea de ciudad midiéndose y regulándose continuamente en tiempo real, sustenta gran parte del trabajo tecnológico del influyente MIT’s SENSEable City Lab. Sin embargo, la retórica que conforma el imaginario de la ‘Sentient city’, se desarrolla a contrapunto de la automatización de la ciudad, desde los foros urbanológicos interdisciplinares e internacionales en los que participan científicos sociales, arquitectos, urbanistas, diseñadores, programadores y artistas, principalmente.


Los primeros desarrollos de la retórica crítica que irá perfilando el imaginario de la ‘sentient city’ e inspirando el diseño de nuevas aplicaciones, espacios digitales y tecnoarquitectónicos suelen situarse en dos influyentes autores. Por un lado el post que escribió Dan Hill (2008), diseñador estratégico (Helsinky Design Lab, Sitra), titulado ‘The setreet as plataform’[1], en el que describía detalladamente la vida ordinaria de una calle, desde las interacciones visibles entre humanos, artefactos, infraestructuras y espacios y a la vez describiendo todo el intercambio de información invisible realizado en esas interacciones. En ese post apuntaba cuestiones centrales sobre la producción y gestión de esos datos y su implicaciones sobre el devenir del propio espacio publico, la privacidad, el anonimato, y los retos de las políticas urbanas en base a estas cuestiones. Por otro lado, la obra de Mark Shepard (2009) [2], arquitecto y artista, a quien se le atribuye la definición y desarrollo crítico del término ‘Sentiet City’. Al, vincularlo explícitamente a las raíces latinas de la palabra “sensibilidad” (sentience): “la capacidad de sentir o percibir subjetivamente , sin incluir necesariamente la conciencia de uno mismo”, Shepard apunta a una capacidad de sentir que no presupone (a la agencia que siente) la capacidad de conocer, y menos aún en un sentido antropomórfico. La ciudad sensorizada puede ‘escuchar y sentir’ cosas que suceden en ella, pero ello no implica necesariamente algún tipo de conocimiento objetivo sobre ello. Relacionado con lo anterior, Shepard pone en primer plano el hecho de que los flujos de datos generados mediante la computación ubicua, así como las instancias que los producen, interpretan y utilizan, no pueden ser concebidos como objetivos. Más bien, su recopilación y clasificación, responde a decisiones políticas y su interpretación a través de algoritmos de software y de dispositivos de actuación, incluye valores subjetivos, códigos legales y relaciones de poder, como ya habían adelantado los trabajos de Thrift y French (2002) y Graham y Crang (2007) entre otros. Así pues, desde la propia conceptualización y hasta el posterior desarrollo de imaginario de la ‘Sentient City’ tanto en EE.UU. como en Europa, se produce un giro crítico, que incluye cuestiones filosóficas, sociológicas y políticas, hacia la forma de pensar, concebir y diseñar la ciudad misma y, en relación con ello, la computación ubicua y sus aplicaciones.

“The Sentient City thus becomes a contested site: a theoretical construct within which longstanding claims of essential human qualities, capabilities and characteristics are critically destabilized through their attribution to non-human actors. This destabilization is understood to work actively, as a tactical maneuver enabling other ways of thinking that not so much confront dominant ideologies but elide common wisdoms about not only what it means to be human but also what it might mean to be a city.” (Shepard, 2009: Sentient City Survival Kit: Archaeology of the Near Future. En: http://escholarship.org/uc/item/4zp0c4x2)

Shepard: “The Sentient City Survival Kit probes the social, cultural and political implications of ubiquitous computing for urban environments. The project consists of a collection of artifacts for survival in the near-future sentient city.”

Ecosistema Urbano: “Gran Vía Procomún es un proyecto que caracteriza la Gran Vía como un paisaje cultural identificable con los innovadores procesos de auto-organización e intercambio generados en internet. Un paisaje común y compartido, donde cada ciudadano pueda replicar las infinitas iniciativas presentes en la red, partiendo esta vez desde el soporte físico”.

___________

[1] Ver: Y también: Dan Hill en The Social Cities of Tomorrow Conference, 17th of February 2012, Amsterdam. Organised by Virtueel Platform. En: https://www.youtube.com/watch?v=gxXRubhVi8s

 

[2] Mark Shepard, “Curatorial Statement,” The Architectural League NY, 2009. http://www.sentientcity.net/exhibit/?p=3. A pesar de ser crítico algunos desarrollos del SENSEable City Lab MIT, resulta significativo que en 2011, viera la luz el influyente libro “SENTIENT CITY: UBIQUITOUS COMPUTING, ARCHITECTURE, AND THE FUTURE OF URBAN SPACE”, precisamente co-publicado por el MIT Press además de la The Architectural League of New York, como ampliación de la exposición antes apuntada.

 

Actualmente he terminado una visión ampliada y muy mejorada de este imaginario. Podrá leerse en breve en la revista Urbanities

Imaginarios en una ciudad tecnológicamente mediada: lo “smart”

Notas sobre la modernidad que impregna el imaginario de la  “Smart City”

Uno de los términos por los que primero se comenzó a hablar de las ciudades que hoy más ampliamente conocemos como ‘inteligentes’ o ‘smart’ fue el de ‘u-ciudad’. El término proviene del concepto ‘ubiquitous city’ o ‘ciudad ubicua’, un concepto acuñado por el gobierno coreano en su intento por promover la industria de tecnología urbana (Martijn de Waal, 2012). Posteriormente el concepto “smart city” fue desarrollado por compañias como: IBM, CISCO, Microsoft, Siemens, INDRA, Schneider Electrics, OpenRemote, Oracle Corporation, Telefónica, INDRA, entre otras[1], incluidos fondos de inversión, quienes van desarrollando campañas, promocionando eventos y proyectos orientados a la popularización y mercantilización del concepto especialmente dirigido a los gobiernos de las ciudades [2]. Junto con otros países europeos, y apoyada por los planes europeos de desarrollo, tecnología e innovación, en España, la ‘Smart City’ paso a ser un ítem central de las agendas políticas y de inversión económica, especialmente desde mediados de los años 2000.

La tecnología se imponen en este imaginario de forma pervasiva  en los espacios y objetos de uso cotidiano, combinando el software con las redes de telecomunicaciones digitales, sensores, identificadores, diversas tecnologías locativas (locative media)[3], etc. De ahí su ubicuidad y posibilidad de monitorizar y gestionar, casi en tiempo real la vida urbana (tráfico, flujos de objetos, personas, energía, información..) y la posibilidad de estar adherida a la vez al lugar específico y al todo urbano (y global). Los sloganes de la ciudad inteligente no se cansan de repetirnos como hoy es posible controlar el día a día en/ y a pesar de, el ajetreo de la vida urbana: saber el estado del tráfico en la zona por la que nos vamos a mover y recibir información de itinerarios alternativos; saber cuando llega el próximo bus; cual es el itinerario y llegada aproximada de nuestro nuestro pedido de alimentos al supermercado, o de los niños que van camino al cole; podemos verles en la guardería desde el teléfono móvil o el ordenador; programar desde el trabajo la lavadora; realizar cualquier trámite administrativo online y recibir las respuestas o avisos de la administración en nuestros terminales. La tecnología de la “smart city” esta diseñada para operar sin que aparentemente se vea, pero pretende proporcionar al usuario una experiencia de seguridad, control y accesibilidad personalizada a los servicios.

Por un lado, enlaza con los ideales modernistas de ciudad y del positivismo científico, en tanto es también un imaginario urbano basado en la idea de colección infraestructuras invisibles pero eficientes, que ordenan y controlan el entorno y las acciones del ciudadano, facilitando entornos híper-higienizados, ordenados, eficientes (Grahan & Marvin, 2001). También como en la ciudad moderna, la complejidad de la ciudad y su gestión hace imprescindible la existencia de una planificación centralizada que controle todos los procesos, una distribución invisible de las infraestructuras tecnológicas dejadas en las manos de expertos. Y finalmente como en la ciudad moderna el espacio público aparece como un espacio problemático cuyo control y organización es importante para el mantenimiento del orden urbano que permite un incremento en la eficiencia de las funciones de la ciudad.

Sin embargo, hay, al menos, dos diferencias cruciales, entre el imaginario de la “smart city” y aquel de la ciudad moderna (de Waal, 2012). En primer lugar, en el imaginario urbano modernista el acceso a la infraestructura se pretendió como universalizable y orientado a la integración de los ciudadanos en el mismo sistema, en la “ciudad inteligente” la tecnología urbana se organiza como mercancía, es decir que se diseña como un producto acabado para ser vendido a consumidores específicos. En segundo lugar en la ciudad modernista el espacio público se libero para el disfrute publico aunque a la vez se diseñara para intensificar las formas de control sobre el mismo. En la ciudad inteligente las tecnologías colonizan el espacio público con el fin de maximizar el consumo y las inversiones lucrativas[3]. En este sentido,las aplicaciones de realidad aumentada y de geolocalización, por ejemplo,superponen al espacio público físico publicidad y promociones de establecimientos comerciales, actividades de ocio, culturales, etc. estableciendo la posibilidad de disfrutar experiencias seguras que aparentemente controla el usuario-consumidor pero que consisten en itinerarios preestablecidos y encuentros personalizados, donde además se reducen las posibilidades de encuentro azaroso (serendipity). Este espacio público smart guarda un profundo parecido con el que algunos llaman “espacio publico privado”,  típico de los centros comerciales de las ciudades contemporáneas(Bianchini, 1988): lugares sin problemas, limpios, que tienen la apariencia de ser ‘públicos’, pero que están desarrollados y controlados para vender o anunciar bienes comerciales .

Finalmente, el espacio público híbrido de la “smart city”, como espacio monitorizado, controlado, entraña aperturas y cerramientos impuestos y crónicos que se contraponen con algunas cualidades del espacio publico urbano de la modernidad: el anonimato, la impredicibilidad, y el desorden que llaman continuamente a establecer y deshacer regulaciones que surgen como cualidades de la propia acción y relación social que en ellos se establece.

Por ejemplo, la seguridad de los espacios públicos de las grandes ciudades depende de sistemas de vídeo-vigilancia y geolocalización conectados a diversas fuentes de datos que identifican y controlan los movimientos de las personas y los objetos en ese espacio. Un caso “extremo” de los efectos de estas visualidades son las “violencias de archivo” (Derrida, 1997) a las que se somete algunas agrupaciones. En el transcurso del 2010, por ejemplo, en el Paseo Unión Europea de San José de Costarrica, se levantó un censo de más de 2400 vendedores ambulantes que trabajan en la ciudad basado en registros fenotípicos a partir de reconocimientos faciales realizados por cámaras de video vigilancia, conectadas a un archivo de datos biográficos de vendedores informales detenidos (Duran, 2012).

Este texto ha sido revisado y ampliado y se publicaraáen breve como parte de un capítulo en u libro conjunto del proyecto COSMOMAD. (Finales 2015)

________

[1] El mercado de las “ciudades inteligentes” moverá unos $20 billiones en el año 2020. (Ver: Navigant Research, “Smart Cities,” 1Q 2013, http://www. navigantresearch. com/research/ smartcities. )

[2] IBM ha establecido ya su programa “Smarter Cities” especialmente dirigido a gobiernos municipales interesados en centralizar el control y la gestion de las fuentes de datos de distintas agencias de la ciudad en una sola localizacion (Smart City in a Box). Pero hay otras empresas importantes en el sector: Abertis Telecom, Aqualogy, FCC, Microsoft, Schneider Electric, Thales y Thyssenkrupp, telefónica, así como algunos fondos de inversión: EIX Technova, American Industrial Acquisition Corporation, Baring Private Equity Partners, Active Capital Partners, Sodena Clean Tech, y Sodena TIC, Banco Santander.

[3] El término “locative media” comenzo a divulgarse sobre 2003, principalmente a partir de proyectos artístico tecnológicos que usaban tecnologías de geolocalización como el GPS. Un evento clave en este sentido fue el workshop organizado en 2003 por Marc Tuters and Karlis Kalnins junto con el RICX Media Centre in Latvia (ver: http://locative.x-i.net) . De forma general el término hace actualmente referencia a las tecnologías de la comunicación que implican localización o, es decir, que proporcionan un vínculo o información relativa a un lugar concreto mediante dispositivos de tipo GPS, teléfonos móviles, PDA, ordenadores portátiles o redes inalámbricas.

Imaginarios en una ciudad tecnológicamente mediada: la ciudad “maquina”

 Ciudad  ♥ Tecnología: un largo romance (II)

Durante el siglo XX, el avance conjunto de la tecnología y la ciudad tiene que ver, particularmente con la incorporación, cada vez más masiva, del artefacto tecnológico, especialmente el vinculado a la comunicación en los espacios de la vida cotidiana(automóvil, teléfonos, radios). Arquitectos como Henard (1910), Tony Garnier (La Ciudad Industrial, 1904), Antonio Sant’Elia (La Ciudad Nueva, 1922) y Le Corbusier (La Villa Radiante, 1933), pondrían sobre la mesa la necesidad de diseñar y dar vida a una integración aún más explícita y funcional de humanos y artefactos tecnológicos, es la propia ciudad y vivienda  la que se diseña como una máquina en el periodo de preguerra:

“Nosotros debemos inventar y reedificar la ciudad futurista parecida a un inmenso edificio en construcción, tumultuoso, ágil, móvil, dinámico, en cada una de sus partes, y la casa futurista parecida a una gigantesca máquina. (…) nosotros —materialmente y espiritualmente artificiales— hemos de encontrar la misma inspiración en los elementos del novísimo mundo mecánico que hemos creado, del cual la arquitectura debe ser su más bella expresión, su síntesis más completa y su integración más eficaz”.( Maretti, F.T., 1978, pp. 222-224).

 

En la creación de ‘ciudades-máquinas’ se había propuesto la coexistencia armoniosa del mundo maquínico, de artefactos e infraestructuras en el seno de la ciudad y la propia vivienda, ambas debían funcionar como una maquina misma (Le Corbusier, Carta de Atenas, 1933). Pensadas como máquina para vivir y con máquinas integradas en ellas, las ciudades se hacen, cada vez más, funcionales a la velocidad, a las necesidades y tecnologías de comunicación del mundo capitalista, menos industrial y mas de servicios y financiero. Ordenan, estas ciudades, desde su planteamiento, tanto la marcha de los peatones, como las velocidades mecánicas de los vehículos y los flujos de energía e información que deben conectar los centros productivos, los mercados, los centros de negocios y lugares de viviendas. La clásica ciudad ‘fordista’ modernista del boom urbano de postguerra, apuntalado por las economías industriales especializadas e integradas, puede ser considerada como el lugar internamente integrado de la producción y el consumo de masas, la interacción social y la representación institucional (Amin y Thrift 1994 citado por Graham 2001:). Estamos ante una ciudad compacta, unitaria situada en un espacio tiempo cartesiano y euclediano, contenedor de la vida urbana y social, una medida elemental, objetiva y repetitiva que marca los ritmos invariables de la fabrica, el hogar… ese tiempo de duración y sucesión anclado a un espacio circunscribible y delimitable (Lash and Urry 1994:237; Giddens 1979: 202; Emberley 1989:745).

 

Imaginarios en una ciudad tecnológicamente mediada: la ciudad “moderna”

 Ciudad  ♥ Tecnología: un largo romance (I)

Tecnología y ciudad han transcurrido imbricadas a lo largo de la historia , en la vida de los habitantes de las ciudades y en la forma del propio espacio urbano. Encontramos esta relación en las diferentes formas de organizar la relación con la naturaleza, los modos de construir la ciudad, ordenar los flujos de mercancías, energía, personas, información, capital y poder.

Decía Munford ([1961] 2012, p. 60) que, exceptuando los primeros asentamientos neolíticos de Jericó, en el Valle de Jordania, y Çatal Hüyük, en el sur de Anatolia[1], los vestigios urbanos más antiguos que se conocen se sitúan allá por el 3000 A.C. y coinciden en un periodo de siete siglos más o menos con una gran expansión tecnológica humana: la aparición del cultivo de cereales, el arado, la rueda de alfarero, el barco de vela, el telar, la metalurgia de cobre, las matemáticas abstractas, la observación astronómica exacta, el calendario, la escritura. Esta fue la conocida como ‘segunda revolución urbana’, es el nacimiento de las ciudades–estado, independientes y a la vez formando parte de una red de asentamientos urbanos interconectados, que funcionaban como nudos metropolitanos para la difusión de gran alcance del comercio, el conocimiento, la religión y el poder militar‐gubernamental. Si me remito a este lejano pasado, no es tanto con el ánimo de describir esta primera fase de una larga relación, sino más bien para dejar constancia de que esta primera revolución urbana produce ya entonces y hasta hoy una maquinaria sociotecnológica, la ciudad, que permite su mantenimiento, re-producción y favorece la acumulación y continua produción e incorporación al tejido urbano de novedades tecnológicas y técnicas.

“Hasta las gigantescas fuerzas de la naturaleza fueron sometidas a una dirección humana consciente: decenas de miles de hombres se ponían en acción como una sola máquina bajo un control central y construían acequias, canales montículos urbanos, zigurats, templos palacios y pirámides en una escala hasta entonces inconcebible. Como resultado inmediato de la nueva mitología del poder la misma máquina había quedado inventada(…). La ciudad fue el receptáculo que determinó esta implosión y que a través de su misma forma mantuvo unidas las nuevas fuerzas, intensifico sus reacciones internas y elevo en conjunto el nivel de realizaciones” (Munford, L. [1961] 2012, p. 62)

Reconstrucción virtual del Templo Oval de Khafaje, III milenio. Reconstrucción (3-D). Luis Amoros y Miguel Orellana (404Arquitectos), Barcelona y Vancouver, 2011

Con la llamada ‘tercera revolución urbana’ llegará la ‘metrópolis moderna’ que confirma y hace aún más visible la idea anterior. Los historiadores tienden a situarla en un periodo muy amplio que abarca entre 1850 y 1980, subdividiendo el periodo en diferentes fases que coinciden con la primera y segunda revolución industrial y los distintos desarrollos y expansiones del sistema capitalista. Para lo que nos interesa ahora puede decirse que en esta ‘segunda revolución urbana’, la tecnología y la ciudad se mantienen imbricadas amorosamente, pero, ahora, formando parte, además, de una conciencia colectiva de modernidad y progreso que surge con la Ilustración europea y se intensifica con el desarrollo de la primera y segunda Revolución Industrial pregnada de inventos, técnicas y tecnologías, así como de formas de racionalización en el uso y distribución de las mismas en el espacio urbano. Las maquinas a vapor, la máquina de coser, el telégrafo, el teléfono, la electricidad y la bombilla, el magnetismo, el ascensor, surgieron y se asentaron como nuevas mediaciones en las relaciones productivas de las personas y los Estados. Emergieron de las ciudades y al mismo tiempo penetraron en su piel, cambiando el modo de vivirlas, recorrerlas y la forma de comunicarnos.

 

Detengámonos aquí por un momento. Por qué el modo particular de pensar espacialmente la relación entre tecnología y ciudad de estos momentos de la historia marcaría profundamente y hasta hoy los desarrollos tecnourbanos, el modo en el que se diseña la infraestructura,  y que demandas políticas se hacen a través  mediante ella. El tantas veces citado plan urbanístico de Haussman para París resulta paradigmático en este sentido. Sentó las bases de una nueva concepción del espacio publico urbano, y el modo en el que este se ordena y gobierna, reconociendo e integrando racionalmente, por primera vez los componentes humanos (individuos, colectivos, instituciones, etc.) y no-humanos ( ambiente físico, clima, infraestructuras, arquitecturas) (Graham y Marvin, 2001; Robins, 2004; Kaika 2005; Keil 2005;)[2].

Como sugieren Dominguez y Fogué (2012) el plan de Haussman inscribe y enacta una “nueva política ecológica urbana”, un nuevo “régimen de cohabitación”, basado en la separación de los habitantes humanos, naturales y tecnológicos en diferentes superficies o capas de la ciudad y también en diferentes esferas de gobierno. Por un lado la ciudad del espacio publico visible y vivible, entendido éste como el lugar del trasiego social, del ocio, del comercio, la movilidad, donde la naturaleza aparece domesticada al servicio del urbanita. Esta ciudad de calles, plazas, pasajes, esquinas, parques, es la ciudad diseñada por arquitectos y gobernada por políticos y planificadores, es la ciudad abierta al debate político. Pero también al control público.

Por otro lado la ciudad habitada por diferentes habitantes tecnológicos como son los contenedores de agua, las alcantarillas, los cables, engranajes mecánicos de elevadores, tuberías, los propios flujos de energía, agua y residuos pasan a integrar la otra ciudad o mejor dicho, en plural, otras ciudades solapadas (hidrópolis, electropolis, ciudad de la información) que pasan a estar ocultas en las periferias, enterradas bajo tierra o entre muros y, en otras ocasiones –como sucedía con el transporte y las telecomunicaciones– estratégicamente fetichizadas para recordar la grandeza del progreso técnico. Véanse aquí por ejemplo los grandes puentes, los rascacielos, las enormes avenidas, las antenas. Incluidas esas excepciones, la esfera de componentes no-humanos se asienta como esfera ‘subpolitica’ ligada al conocimiento experto que hace y deshace sin control publico.

 

El espacio público segregado de sus infraestructuras y tecnologías es un espacio higienizado y ordenado para evitar la insalubridad, el caos y desorden que reinaban en el espacio urbano industrial poluído y superpoblado de la primera y segunda revolución industrial. La sustitución gradual de pequeñas y fragmentadas redes de infraestructuras por redes integradas, amplias y centralizadas permitieron liberar y limpiar amplias zonas urbanas, facilitaron el acceso universal a servicios básicos como la electricidad, el agua, el teléfono y mediante estas tecnologías y los artefactos vinculados a ellas fue posible la estandarización y la cohesión de espacios urbanos y poblaciones (Graham y Marvin 2001).

El plan de Haussman sirvió para impulsar nuevo ideal de cohesión urbana basado en una intengración pacífica de la naturaleza, la tecnología y la sociedad, en un ambiente urbano renovado, socialmente ordenado y saludable (Dominguez y Fogué, 2012). Pero como advierten Foucault (1977) y Lefebvre (1978) esta racionalización del espacio urbano, no puede desligarse del intento de incrementar el control político y moral sobre la población al tiempo que permite alejarla de las tomas de decisiones que se depositan el llamado conocimiento experto.

 

[1] Asentamientos urbanos pre‐agrícolas de cazadores, recolectores y comerciantes que iniciaron un proceso de concentración de población considerada como protourbanización hace 10.000 años.

[2] Citado por Domínguez y Fogué, 2014, p.1036 (forth coming article) Muchas gracias a ambos por compartir su brillante artículo.

FOGUÉ, U. & DOMINGUÉZ, F. 2015. Unfolding the political capacities of design. In Yaneva, A. & Zaera-Polo.A.(eds.) (forthcoming)What is comopolitical design?. London: Ashgate. https://escholarship.org/uc/item/3g25790c

 

 

Imaginarios en una ciudad tecnológicamente mediada: somos lo que soñamos

¿Porque son importantes los imaginarios?

La ciudad/red, es una ciudad en proceso de producción, organización y comprensión. En este sentido como en todo proceso de construcción social intervienen esquemas de representación que son una forma de traducir, en una imagen mental, una realidad material o bien una concepción. Sobre la base de las representaciones funcionan pues los imaginarios “que estructuran la experiencia social y engendran tanto comportamientos como imágenes reales” (Ledrut, 1987:84)[1] . El imaginario crea imágenes actuantes, imágenes-guías, imágenes que conducen procesos y no solo representan realidades materiales o subjetivas (Hier-naux y Lindón, 2007). Los imaginarios urbanos como parte ideacional de la realidad, o práctica intelectual de pensar la ciudad, son esquemas de significación que hacen a la ciudad. Ya decía este autor (y otros clásicos de la Escuela de Chicago) que las significaciones no existen en una ciudad en si misma, ni solamente en las cabezas de las personas ni tampoco solamente en las cosas, sino en la experiencia que hilvana unos y otras, la “experiencia urbana”, que es también una experiencia tecnológica. Los imaginarios de la experiencia urbano/tecnológica entrañan, pues, deseos de conocimiento, esperanzas y también desasosiegos y conflictos.

La importancia de los imaginarios en la comprensión de la ciudad se ha hecho eco en una larga tradición de estudios de antropología urbana en la línea de (Canclini, 1998) y recientemente autores como Gibson (1994), Boyer (1996), Flichy (1999); Marvin (1988); Graham (2004) Martjin de Waal(2009;2012) o Forth (et al.) (2013), Vanolo (2014)  han ampliado esta línea incorporando los imaginarios tecnourbanos. Me esta pareciendo desde hace ya tiempo avanzar en este sentido y exponer algunos resultados de mi etnografía sobre dos imaginarios que en los últimos años se han producido desde los foros políticos del gobierno de la ciudad y urbanológicos de análisis, debate, diseño y planificación de ciudad. Éstos últimos agentes, son esopecialmente relevantes porque actualmente participan de la producción de imágenes de la ciudad en los medios masivos de comunicación y así como en diversas redes de relaciones con empresas de tecnología y ámbitos de gobierno de la ciudad, aun cuando se sitúen explícitamente como agentes contra-hegemónicos.

En los siguientes post retomo las publicaciones de esta parte de mi investigación sobre imaginarios tecnourbanos comenzada en 2012 (https://ciudadred.hypotheses.org/wp-admin/post.php?post=47&action=edit) y me centrare en un recorrido, primero amplio y general, sobre la relación de la ciudad y la tecnología. Posteriormente publicaré varios post sobre la ciudad inteligente y sobre la llamada ciudad sensible que muestran mi proceso de investigación en este sentido. Las cuestiones que apunto en estos post seran discutidas en varios congresos y ponencias entre ellas, el próximo : “¿Qué ‘inteligencia’ y ‘sensibilidad’ para la ciudad hibrida? Mediaciones tecnológicas en  la participación ciudadana y el espacio público.” Conferencia semiplenaria en AEIC Espacios de comunicación, Bilbao 2014. Ver:

http://www.aeic2014bilbao.org/content.asp?id_seccio=24
images

[1] Citado en Delgado, M., 2011, p. 97.

 

¿La ciudad del mañana es ahora o sólo nos encontramos en un “sentient urban dream”?

Trabajos  en la línea de los primeros de Castells (1995:1997:2001) identificaron señales del surgimiento de una sociedad basada en formas inéditas de convivencia social que dejan de tener su base en las formas clásicas cotidianas (ie.:vecindario, comunidad local), y que abandonaban los anclajes territoriales del concepto de ciudadanía para tejer redes sociales globales. Los años 90 fueron, de hecho, la década de lo virtual (Manovich, 2006). No sólo desde la sociología, también desde los estudios de comunicación e información y geografía se produjeron una gran cantidad de escritos analíticos, utópicos y distópicos que analizaban las nuevas reconfiguraciones de la identidad y el espacio en el ámbito online (Graham, 2004). Pero, las críticas no tardaron en llegar poniendo de manifiesto que ese reino de los flujos de bits no estaba situado en un ahí fuera deslocalizado ni consistía en un  reino con una geografía homogénea. Como sostiene Sassen (2006) los flujos transnacionales están tan profundamente encarnados que para muchos urbanitas, las formas de experimentar lo local consisten cada vez más en microambientes  con alcance global.  Y, al mismo tiempo, mucho de lo que nos parece que circula licuefactado por las redes digitales y esta marcado por la hipermovilidad  en realidad permanece físico, enraizado en las redes locales (Kluitemberg 2006).

Es en este contexto de hibridaciones tecnológicas locales y globales donde la escala que identifica lo humano con lo pequeño, lo cercano, lo local y lo lento debe ser repensada, que no completamente apartada. Desde aquí cobran sentido, por tanto, las preguntas de autores que desde la sociología, la antropología y los estudios sociotécnicos servirán de referencia para mi investigación, (Graham (2004; 2007), Hine (2000), Sassen (2006), Canclini (1991; 2004)Bakardjieva, M. (2001), Baym, N.K. (1995; 1998) De Waal, M. (2009)): ¿Qué sucede cuando la ciudad se convierte en una neblina de software tanto como de ladrillos? ¿Cómo podemos dar cuenta de la permeabilidad del ambiente cotidiano a las tecnologías de la información que da lugar al llamado espacio híbrido(Kluitemberg 2006)? ¿Cómo entender un espacio urbano en el que lo público es reconfigurado por una multitud de medios y redes de comunicación globales imbricadas localmente en las funciones políticas y sociales? Estas cuestiones apuntan hacia algunas de las implicaciones políticas de las TICs en la ciudad,  remiten a nuevos imaginarios y funcionalidades que se plantean al espacio público urbano y hacen imprescindible un estudio detallado de las performances de comunidad, vecindad y ciudadanía, así como de las formas de exclusión e inclusión  que actualmente resultan en  y de la ciudad/red.

“1950s View of the future, retro futurism Part 2”