Imaginarios en una ciudad tecnológicamente mediada: lo “smart”

Notas sobre la modernidad que impregna el imaginario de la  “Smart City”

Uno de los términos por los que primero se comenzó a hablar de las ciudades que hoy más ampliamente conocemos como ‘inteligentes’ o ‘smart’ fue el de ‘u-ciudad’. El término proviene del concepto ‘ubiquitous city’ o ‘ciudad ubicua’, un concepto acuñado por el gobierno coreano en su intento por promover la industria de tecnología urbana (Martijn de Waal, 2012). Posteriormente el concepto “smart city” fue desarrollado por compañias como: IBM, CISCO, Microsoft, Siemens, INDRA, Schneider Electrics, OpenRemote, Oracle Corporation, Telefónica, INDRA, entre otras[1], incluidos fondos de inversión, quienes van desarrollando campañas, promocionando eventos y proyectos orientados a la popularización y mercantilización del concepto especialmente dirigido a los gobiernos de las ciudades [2]. Junto con otros países europeos, y apoyada por los planes europeos de desarrollo, tecnología e innovación, en España, la ‘Smart City’ paso a ser un ítem central de las agendas políticas y de inversión económica, especialmente desde mediados de los años 2000.

La tecnología se imponen en este imaginario de forma pervasiva  en los espacios y objetos de uso cotidiano, combinando el software con las redes de telecomunicaciones digitales, sensores, identificadores, diversas tecnologías locativas (locative media)[3], etc. De ahí su ubicuidad y posibilidad de monitorizar y gestionar, casi en tiempo real la vida urbana (tráfico, flujos de objetos, personas, energía, información..) y la posibilidad de estar adherida a la vez al lugar específico y al todo urbano (y global). Los sloganes de la ciudad inteligente no se cansan de repetirnos como hoy es posible controlar el día a día en/ y a pesar de, el ajetreo de la vida urbana: saber el estado del tráfico en la zona por la que nos vamos a mover y recibir información de itinerarios alternativos; saber cuando llega el próximo bus; cual es el itinerario y llegada aproximada de nuestro nuestro pedido de alimentos al supermercado, o de los niños que van camino al cole; podemos verles en la guardería desde el teléfono móvil o el ordenador; programar desde el trabajo la lavadora; realizar cualquier trámite administrativo online y recibir las respuestas o avisos de la administración en nuestros terminales. La tecnología de la “smart city” esta diseñada para operar sin que aparentemente se vea, pero pretende proporcionar al usuario una experiencia de seguridad, control y accesibilidad personalizada a los servicios.

Por un lado, enlaza con los ideales modernistas de ciudad y del positivismo científico, en tanto es también un imaginario urbano basado en la idea de colección infraestructuras invisibles pero eficientes, que ordenan y controlan el entorno y las acciones del ciudadano, facilitando entornos híper-higienizados, ordenados, eficientes (Grahan & Marvin, 2001). También como en la ciudad moderna, la complejidad de la ciudad y su gestión hace imprescindible la existencia de una planificación centralizada que controle todos los procesos, una distribución invisible de las infraestructuras tecnológicas dejadas en las manos de expertos. Y finalmente como en la ciudad moderna el espacio público aparece como un espacio problemático cuyo control y organización es importante para el mantenimiento del orden urbano que permite un incremento en la eficiencia de las funciones de la ciudad.

Sin embargo, hay, al menos, dos diferencias cruciales, entre el imaginario de la “smart city” y aquel de la ciudad moderna (de Waal, 2012). En primer lugar, en el imaginario urbano modernista el acceso a la infraestructura se pretendió como universalizable y orientado a la integración de los ciudadanos en el mismo sistema, en la “ciudad inteligente” la tecnología urbana se organiza como mercancía, es decir que se diseña como un producto acabado para ser vendido a consumidores específicos. En segundo lugar en la ciudad modernista el espacio público se libero para el disfrute publico aunque a la vez se diseñara para intensificar las formas de control sobre el mismo. En la ciudad inteligente las tecnologías colonizan el espacio público con el fin de maximizar el consumo y las inversiones lucrativas[3]. En este sentido,las aplicaciones de realidad aumentada y de geolocalización, por ejemplo,superponen al espacio público físico publicidad y promociones de establecimientos comerciales, actividades de ocio, culturales, etc. estableciendo la posibilidad de disfrutar experiencias seguras que aparentemente controla el usuario-consumidor pero que consisten en itinerarios preestablecidos y encuentros personalizados, donde además se reducen las posibilidades de encuentro azaroso (serendipity). Este espacio público smart guarda un profundo parecido con el que algunos llaman “espacio publico privado”,  típico de los centros comerciales de las ciudades contemporáneas(Bianchini, 1988): lugares sin problemas, limpios, que tienen la apariencia de ser ‘públicos’, pero que están desarrollados y controlados para vender o anunciar bienes comerciales .

Finalmente, el espacio público híbrido de la “smart city”, como espacio monitorizado, controlado, entraña aperturas y cerramientos impuestos y crónicos que se contraponen con algunas cualidades del espacio publico urbano de la modernidad: el anonimato, la impredicibilidad, y el desorden que llaman continuamente a establecer y deshacer regulaciones que surgen como cualidades de la propia acción y relación social que en ellos se establece.

Por ejemplo, la seguridad de los espacios públicos de las grandes ciudades depende de sistemas de vídeo-vigilancia y geolocalización conectados a diversas fuentes de datos que identifican y controlan los movimientos de las personas y los objetos en ese espacio. Un caso “extremo” de los efectos de estas visualidades son las “violencias de archivo” (Derrida, 1997) a las que se somete algunas agrupaciones. En el transcurso del 2010, por ejemplo, en el Paseo Unión Europea de San José de Costarrica, se levantó un censo de más de 2400 vendedores ambulantes que trabajan en la ciudad basado en registros fenotípicos a partir de reconocimientos faciales realizados por cámaras de video vigilancia, conectadas a un archivo de datos biográficos de vendedores informales detenidos (Duran, 2012).

Este texto ha sido revisado y ampliado y se publicaraáen breve como parte de un capítulo en u libro conjunto del proyecto COSMOMAD. (Finales 2015)

________

[1] El mercado de las “ciudades inteligentes” moverá unos $20 billiones en el año 2020. (Ver: Navigant Research, “Smart Cities,” 1Q 2013, http://www. navigantresearch. com/research/ smartcities. )

[2] IBM ha establecido ya su programa “Smarter Cities” especialmente dirigido a gobiernos municipales interesados en centralizar el control y la gestion de las fuentes de datos de distintas agencias de la ciudad en una sola localizacion (Smart City in a Box). Pero hay otras empresas importantes en el sector: Abertis Telecom, Aqualogy, FCC, Microsoft, Schneider Electric, Thales y Thyssenkrupp, telefónica, así como algunos fondos de inversión: EIX Technova, American Industrial Acquisition Corporation, Baring Private Equity Partners, Active Capital Partners, Sodena Clean Tech, y Sodena TIC, Banco Santander.

[3] El término “locative media” comenzo a divulgarse sobre 2003, principalmente a partir de proyectos artístico tecnológicos que usaban tecnologías de geolocalización como el GPS. Un evento clave en este sentido fue el workshop organizado en 2003 por Marc Tuters and Karlis Kalnins junto con el RICX Media Centre in Latvia (ver: http://locative.x-i.net) . De forma general el término hace actualmente referencia a las tecnologías de la comunicación que implican localización o, es decir, que proporcionan un vínculo o información relativa a un lugar concreto mediante dispositivos de tipo GPS, teléfonos móviles, PDA, ordenadores portátiles o redes inalámbricas.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.