Imaginarios en una ciudad tecnológicamente mediada: la ciudad “maquina”

 Ciudad  ♥ Tecnología: un largo romance (II)

Durante el siglo XX, el avance conjunto de la tecnología y la ciudad tiene que ver, particularmente con la incorporación, cada vez más masiva, del artefacto tecnológico, especialmente el vinculado a la comunicación en los espacios de la vida cotidiana(automóvil, teléfonos, radios). Arquitectos como Henard (1910), Tony Garnier (La Ciudad Industrial, 1904), Antonio Sant’Elia (La Ciudad Nueva, 1922) y Le Corbusier (La Villa Radiante, 1933), pondrían sobre la mesa la necesidad de diseñar y dar vida a una integración aún más explícita y funcional de humanos y artefactos tecnológicos, es la propia ciudad y vivienda  la que se diseña como una máquina en el periodo de preguerra:

“Nosotros debemos inventar y reedificar la ciudad futurista parecida a un inmenso edificio en construcción, tumultuoso, ágil, móvil, dinámico, en cada una de sus partes, y la casa futurista parecida a una gigantesca máquina. (…) nosotros —materialmente y espiritualmente artificiales— hemos de encontrar la misma inspiración en los elementos del novísimo mundo mecánico que hemos creado, del cual la arquitectura debe ser su más bella expresión, su síntesis más completa y su integración más eficaz”.( Maretti, F.T., 1978, pp. 222-224).

 

En la creación de ‘ciudades-máquinas’ se había propuesto la coexistencia armoniosa del mundo maquínico, de artefactos e infraestructuras en el seno de la ciudad y la propia vivienda, ambas debían funcionar como una maquina misma (Le Corbusier, Carta de Atenas, 1933). Pensadas como máquina para vivir y con máquinas integradas en ellas, las ciudades se hacen, cada vez más, funcionales a la velocidad, a las necesidades y tecnologías de comunicación del mundo capitalista, menos industrial y mas de servicios y financiero. Ordenan, estas ciudades, desde su planteamiento, tanto la marcha de los peatones, como las velocidades mecánicas de los vehículos y los flujos de energía e información que deben conectar los centros productivos, los mercados, los centros de negocios y lugares de viviendas. La clásica ciudad ‘fordista’ modernista del boom urbano de postguerra, apuntalado por las economías industriales especializadas e integradas, puede ser considerada como el lugar internamente integrado de la producción y el consumo de masas, la interacción social y la representación institucional (Amin y Thrift 1994 citado por Graham 2001:). Estamos ante una ciudad compacta, unitaria situada en un espacio tiempo cartesiano y euclediano, contenedor de la vida urbana y social, una medida elemental, objetiva y repetitiva que marca los ritmos invariables de la fabrica, el hogar… ese tiempo de duración y sucesión anclado a un espacio circunscribible y delimitable (Lash and Urry 1994:237; Giddens 1979: 202; Emberley 1989:745).

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *