Ciudad/red: ¿qué es lo que hace urbana a la tecnología y que hace tecnológica a una la ciudad?

2. Ciudad/red: ¿qué es lo que hace urbana a la tecnología y que hace tecnológica a una la ciudad?

Tecnología y ciudad han transcurrido imbricadas a lo largo de la historia, en la vida de los habitantes de las ciudades y en la forma del propio espacio urbano. Encontramos esta relación en las diferentes formas de organizar la relación con la naturaleza, en los modos de construir la ciudad, de ordenar los flujos de mercancías, energía, personas, información, capital y poder. Desde finales del siglo XX la relación entre la tecnología y la ciudad ha devenido en ciudades donde se gestionan, comparten y acumulan cantidades inmensas de información que esta por doquier – y no solo flotando como la niebla entre las calles– sino incrustada en nuestros cuerpos y espacios, indexando activamente interacciones entre las personas, entre personas y espacio construido, entre cuerpos y máquinas, entre espacio construido y máquinas y entre edificios y edificios, etc. Se trata de un ensamblaje activo entre prácticas y geografías analógicas y digitales y online/offline, entre ciudad y red, que se define a partir de modos de habitar, producir, consumir e imaginar la ciudad. En este sentido las ciudades actuales pueden definirse como ciudades/red.

Al utilizar el concepto de ciudad/red me interesa la concepción metodológica que puede enmarcarse en los desarrollos de la TAR (Teoría del Actor Red)  para entender la ciudad como parte de un “adentro” en las redes de prácticas sociomateriales que incluyen relaciones entre las propias prácticas y entre objetos, actores y espacios (Latour 2005; Graham y Marvin 2001; Farías, 2009b). En este sentido la ciudad se concibe como “(…) un efecto relacional e interior de las redes de prácticas urbanas”(Farias, 2009:28).

Visto así, la ciudad se actualiza, entonces, en redes heterogéneas tanto locales como translocales y depende de la acción colectiva de entidades heterogéneas. Pero ello no resulta en una suma o agregado de niveles o redes, la ciudad no es la suma por separado de: el sistema de transporte, la jurisdicción territorial/administrativa, el espacio de consumo, y de reivindicaciones políticas, etc. Sino que resulta de un trabajo composicional por el cual se definen las formas de convivencia entre distintos tipos de objetos y agentes (Latour 2010). Esta composición sucede simultáneamente (Fárias 2009:29): como paisaje de poder, como espacio público para acciones políticas y manifestaciones ciudadanas, como espacio vigilado, como espacio de tránsito, como milieu creativo, como red de parques y jardines, etc. Las múltiples formas en que la ciudad se actualiza dependen, además, del crecimiento conjunto, esto es, de la “concrecencia de entidades heterogéneas”:

The city is made up of potential and actual entities/associations/ togetherness … The accumulation of these entities can produce new becomings – because they encounter each other in so many ways, because they can be apprehended in so many ways, and because they exhibit ‘concrescence’ (Amin & Thrift, 2002, p. 27)

Esta concrescencia no sólo sugiere que los encuentros y asociaciones de entidades producen realidades urbanas emergentes, sino que además da cuenta del carácter procesual de la ciudad.

Desde esta perspectiva de la ciudad y la tecnología, no debe desdeñarse el estudio de lo cotidiano. Es en el trasiego de lo que acontece, de lo que es vivido y practicado situacionalmente, donde  se dan las posibilidades y tendencias que convergen en los  procesos de actualización de la ciudad tecnológicamente mediada, pero también es ahí donde se encuentran  los cabos sueltos, aquello que no participa directamente en ningún programa de acción, pero que puede irrumpir de pronto y transformar la acción y por tanto el propio proceso de actualización de la ciudad. El paisaje urbano informacional esta pues en continua producción, es performativo, o parafraseando a Crang, Crosbie, y Graham, (2007:5):“ICTmediated urbanity is thus a verb not a noun”

Al tratar el binomio TICs / ciudad, resulta importante subrayar también que las TICs componen y se definen a si mismas en redes de prácticas que no devienen urbanas sólo por el hecho de estar situadas en la ciudad, sino porque se orientan a la performación de la ciudad y de la forma de vida urbana, es decir, que sustentan la operación de la ciudad, participan de su geografía socio-espacial y producen representaciones de la ciudad y de lo urbano. Esto ha sido tratado ya de un modo clásico, por ejemplo, para el caso de las tecnologías implicadas en redes de abastecimiento, o de video-vigilancia (Latour, 2005).  Pero también ha comenzado a tratarse en estudios recientes sobre movimientos sociales (15M en España, Primaveras Árabes, Ocupy Wall Street). Merece la pena subrayar en este sentido los trabajos de Monique Girard y David Stark, 2007; Postill, 2011; Juris 2012, Corsin y Estalella 2013; Lasén y Martínez 2008; Toret 2013; Vasudevan 2012. Estos trabajos, entre muchos otros que se van desarrollando actualmente,  analizan como las tecnologías en red (en convergencias diversas), y desde la red (Internet) enactan la actividad cívica y política de la ciudad, definiendo sus geografías, a partir de cartografías móviles desde la conexión y la congregación de agentes en espacios online/offline de creación, debate, protesta, ocupación del espacio público. Los usos cotidianos y ordinarios de estas tecnologías son parte de la performatividad cotidiana la ciudad, de sus topologías y de sus espacios imaginados y producidos como públicos, y en teste sentido con todo el contenido y carga política que tiene el concepto de espacio público a lo que me referiré en otro post más adelante.

IMG_8289
En su barrio de Nueva Orleáns, la artista y TED Fellow Candy Chang hizo de una casa abandonada una pizarra gigante pidiendo completar la frase: “Antes de morir quiero…”. Las respuestas de sus vecinos –sorprendentes, agudas, divertidas– se convirtieron en un espejo inesperado para la comunidad. Puedes ver la web: http://beforeidie.cc/site/build-your-own-before-i-die-wall/ En el barrio donde hago trabajo de campo tras el desmantelamiento del Huerto de la Revoltosa, una de las participantes abrió este mural. Muchos post estuvieron relacionados con el apoyo al huerto. Muchos otros no. Pero el huerto y el barrio quedaron inscritos en esta cartografía híbrida que había abierto la acción “before I die”, participando de esas miles de prácticas tecnologicamente mediadas que enactan la ciudad en un sentido a la vez emocional y político.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *