¿Porque ciudad/red y ciudadano/red?

¿Porque ciudad/red y ciudadano/red?

Esta pregunta llevara encadenada una serie de 3 post en los que analizare que quiero decir teórico-metodológicamente con la expresión ciudad/red y que ámbitos de estudio incluye en el proceso de investigación en el que estoy embarcada, lenta pero continuadamente hace tiempo. El primero de los post se aproxima a la manera de ser concebida la tecnología y a relación entre humanos y no humanos. El segundo post apunta a la relación problemática entre ciudad y tecnologíaa. Y el tercero a la relación entre “participación ciudadana” y tecnología. Cada uno de los post es un breve resumen ni mucho menos exhaustivo de yodos los problemas que conjugan y apuntan a una producción en proceso.

1. Una mirada hacia la tecnología desde la agencia compartida

“El termino sociedad red hace referencia a la estructura social resultante de la interacciòn entre organización social, cambio social y el paradigma tecnológico constituido en torno a las tecnologías digitales de la información y comunicación” (Castells, 2006:21).

Partiendo conceptualmente de la definición de ciudad red de Castells (2002), utilizo explícitamente el concepto de ciudad/red y ciudadano/red, por tres motivos fundamentales que han guiado teórico-metodológicamente mi estudio de las mediaciones tecnologías de la ciudad y de las practicas urbanas.

El primer lugar en la línea de autores como Levy (1991), horst and Miller (2012), Mitchell (2003), Graham Y Marvin (2001), Blythe y Monk (2005); entre otros, entiendo que no existe una continuidad que deba darse por supuesta o no problemática entre ciudad, espacio de flujos de información digitalmente mediada, prácticas sociales tecnológicamente mediadas  y objetos tecnológicos propiamente dichos. Al intentar comprender de que manera las TICs median en las acciones colectivas que enactan la ciudad, no me refiero solamente a las relaciones entre agentes políticos mediadas por teléfonos móviles, los ordenadores conectados, las aplicaciones y los perfiles en redes sociales tecnológicamente, sino a flujos de acción que incluyen artefactos y personas conformando una agencia compartida (Latour 2005). Tanto las personas como los artefactos son sujetos y objetos de la acción o actores actantes, unas y otros hacen y hacen hacer. “Las acciones resultan tanto de las intenciones e intentos de las personas como de lo que su entorno material, los objetos y las tecnologías implicados en la acción, permiten o impiden realizar” (Lasén y Martinez de Alveniz: 10).

La gente produce, adopta y modifica, se apropia, de las TICs –y en ese proceso produce y se apropia de la información– en tiempos y espacios concretos de relaciones y prácticas cotidianas, según sus necesidades, valores y deseos, a veces, innovando, a veces “remediando” anteriores prácticas y medios de comunicación como la TV, los periódicos, los libros, la correspondencia, o la comunicación cara a cara y también “remediando” la propia experiencia social y antropológica de la producción del lugar (Bolter & Grusin 2000). Pero también en muchas ocasiones las personas nos apropiamos de las tecnologías en modos no previstos, no deseados, y también podríamos decir que son las tecnologías las que se apropian de nuestras acciones, abriendo espacios para lo indeterminado. En un terreno como este, de agencia compartida y de indeterminaciones, los afectos y las emociones se desencadenan desde las relaciones más ordinarias y vanales entre agentes humanos y no humanos hasta las más complejas. Por todo ello, cuando se establecen rigurosas y objetivadas separaciones y uniones entre ingredientes humanos y no humanos, entre lugares que se consideran “virtuales” y aquellos que se denominan “físicos”, entre el “estar conectado” o “desconectado”, entre la “acción privada” y la “colectiva”, entre “la novedad” y “lo de siempre”, perdemos de vista la posibilidad de que esos dualismos no estén necesariamente trazados en la práctica cotidiana de los agentes. Y ni siquiera del modo en el que fueron pensados al ser diseñados los artefactos que median en la producción de tales dualismos. Como nos recuerda Harvey Molotch (2003) el diseño de los objetos, esta en constante transformación, las personas, creativamente se apropian de ellos, los diseñadores tratan de encontrar sentido y adaptarse a esas re-apropiaciones y los científicos sociales aportamos nuevas categorías analíticas que también interceden en este proceso de producción de significado. La barra que sitúo en vez del guión pretende, en este sentido, hacer visible esa complejidad, heterogeneidad e imprevisibilidad en la relación entre humanos y TICs como parte de la experiencia urbana.

IMG_5362


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.