AIBR 2015_ OTRO RETO_ EN ESCALA!!

 LA ANTROPOLOGÍA Y LAS FRONTERAS DE LA IMAGINACIÓN TEÓRICA (II)

http://www.aibr.org/antropologia/netesp/DIA1be.php

IMG_4577
Este panel se propone como un espacio de reflexión sobre el papel, el carácter y los motivos de la reflexión teórica en la antropología contemporánea. Si el ejercicio (auto)reflexivo disciplinar se viene aplicando, de manera muy decidida, a cuestiones como la ética o el método, no ocurre lo mismo con el lugar que ocupa la teoría en la práctica de la antropología. La escasa reflexión sobre el lugar de la teoría contribuye en ocasiones a proyectar una imagen sumamente inadecuada de la antropología como disciplina “empírica”, dedicada a ilustrar con descripciones de color local las teorías que se producen en otras partes de la academia o de la sociedad. La limitada presencia en los foros antropológicos de la reflexividad explícitamente volcada sobre nuestra imaginación teórica, contribuye a la persistencia de presupuestos de sentido que funcionan como puntos ciegos, limitando el potencial de la antropología como disciplina crítica. Este panel pretende acoger un debate sobre cuáles son y dónde se sitúan esas fronteras. Especialmente, iluminando el modo en el que ciertos dualismos fundan nuestros presupuestos teóricos, condicionando el modo de producir conocimiento de un modo pocas veces explícito. Las distinciones, por ejemplo, entre naturaleza y cultura, individuo/sociedad, objetivo/subjetivo o local/global, funcionan a menudo como automatismos de carácter aparentemente descriptivo, estableciendo no obstante los límites de nuestra imaginación teórica y suponiendo, en general, un obstáculo para la comprensión antropológica de los procesos socioculturales. Este panel quiere visibilizar cómo la antropología produce teoría, y cómo puede y debe contribuir al debate teórico de las ciencias sociales desde su anclaje etnográfico. Se trata de mostrar cómo podemos desplazar las fronteras de nuestra imaginación teórica a partir de una crítica a los dualismos que informan la manera de mirar y concebir nuestros objetos de estudio.
Paper title: ¿Bailes de la diáspora africana? Cómo los viejos esencialismos se visten con nuevos trajes conceptuales.
Presenter: Livia Jiménez Sedano (UNL (Portugal))
Language: Castellano
Date: 07/07/2015 . Time: 17:00:00
See abstract

Paper title: La crítica del dualismo exterior/interior y la comprensión dinámica de la noción “local”.
Presenter: Ángel Díaz de Rada (UNED, España)
Language: Castellano
Date: 07/07/2015 . Time: 17:00:00
See abstract

Paper title: Investigar y lentitud: reflexiones sobre la política del método y las fronteras de la imaginación teórica..
Presenter: Rebeca Ibáñez Martín (Amsterdam Institute for Social Science Research (AISSR), UvA)
Language: Castellano
Date: 07/07/2015 . Time: 17:00:00
See abstract

Paper title: La dicotomía “virtual”/”real” en relación a la producción de espacios, desde la etnografía de un proceso de articulación vecinal en torno a un huerto urbano en Madrid.
Presenter: Sara Sama Acedo (UNED, España)
Language: Castellano
Date: 07/07/2015 . Time: 17:00:00
See abstract

Paper title: ¿Bailes de la diáspora africana? Cómo los viejos esencialismos se visten con nuevos trajes conceptuales.
Presenter: Livia Jiménez Sedano (UNL (Portugal))
Language: Castellano
Date: 07/07/2015 . Time: 17:00:00
See abstract

Paper title: La crítica del dualismo exterior/interior y la comprensión dinámica de la noción “local”.
Presenter: Ángel Díaz de Rada (UNED, España)
Language: Castellano
Date: 07/07/2015 . Time: 17:00:00
See abstract

Paper title: Investigar y lentitud: reflexiones sobre la política del método y las fronteras de la imaginación teórica..
Presenter: Rebeca Ibáñez Martín (Amsterdam Institute for Social Science Research (AISSR), UvA)
Language: Castellano
Date: 07/07/2015 . Time: 17:00:00
See abstract

Paper title: La dicotomía “virtual”/”real” en relación a la producción de espacios, desde la etnografía de un proceso de articulación vecinal en torno a un huerto urbano en Madrid.
Presenter: Sara Sama Acedo (UNED, España)
Language: Castellano
Date: 07/07/2015 . Time: 17:00:00
See abstract

SIEF 2015, ZAGREB.Micro-utopias: exploring connections in anthropology, relationality and creativity

I am so happy to have been invited!!!

Micro-utopias: exploring connections in anthropology, relationality and creativity

http://www.nomadit.co.uk/sief/sief2015/panels.php5?PanelID=3361

Convenors

Ruy Blanes (University of Bergen) email
Alex Flynn (Durham University) email
Jonas Tinius (University of Cambridge) email
Maïté Maskens (Université Libre de Bruxelles) email

Short Abstract

In this panel we propose to discuss anthropological approaches – ethnographic or theoretical – to human interactions and processes of imagination and creativity, understood as “micro-utopias” following the work of Nicolas Bourriaud and others.

Long Abstract

In this panel we propose to discuss anthropological approaches – ethnographic or theoretical – to human interactions and processes of imagination and creativity. Inspired by the proposals set forth by Bourriaud (1998) concerning art as a product of a relational aesthetics that is a ‘microtopia’, a product of communitarian association (or antagonism – see Bishop 2004) working to change the present, we challenge our colleagues to use an understanding of social movement and organization as an art form whereby processes of interaction are understood as generative, transformational, poïetic micro-utopias. We thus propose to move beyond the concrete sphere of artistic production, seeing micro-utopias as part of our morphogenetic élan vital (Bergson 1907), the creativity and improvisation of our unscripted everyday lives (Hallam and Ingold 2008) that is however and necessarily framed as political act produced within historical context (Geuss 2009). Our goal is thus to engage with micro-utopias as ‘concrete utopias’ (McGuire 2011): examples – from artistic collaborations to architectural configurations, political localisms, economic partnerships, religious community makings, etc. – of relationalities and temporal redefinitions.

 

MY PROPOSAL IS…

“We hadn’t met but we had the same dream”: appropriation and neighbourhood management of urban public space in the city/network”

From my ongoing ethnography about ICTs, public space and citizen participation, this paper analyses the claims and actions of a group of neighbours as regards the state and quality of “public space” involving a plot located in a small public square. After repeated complaints to the City Council about the abandoned state of this space, some “neighbours” decided to undertake its care, defining its use as “community-based”, “self-managed”. Later, it became a “communitarian urban garden” and “space for neighbourhood meeting”. The very same day the clean-up of the plot started, one of the neighbours opened a Blog in which she began to narrate the story of this action together with the administrative process to legalise the urban garden project. In little over a year, the Blog became a collective creation of a group of “neighbours” who continued deploying a broad range of digital technologies, making the local “public space” a hyper-connected, continuously-monitored space: camera phones, social network apps, mailing lists, online file sharing, collaborative working environment, wikimaps, etc.

In these kinds of processes, ICTs are more than a set of tools that agents use in functional and sometimes remedial ways (Bolter & Grusin 2000). In addition, they constitute, signify and are significant for the interactions and processes of creativity that make it possible to understand how current neighbourhood movements imagine themselves and concretise their “right to the city” (Lefebvre 1972), occupying, managing and using urban public space (and infrastructure) (Latour 2005; Crag, Crosbie and Graham 2007, Vasuldevan 2014).

Imaginarios en una ciudad tecnológicamente mediada: lo “sentient”

Algunas notas introductorias sobre una ciudad cada vez más “sensible”

En términos de desarrollo tecnológico el concepto “sentient city” enlazaría con la ‘Smart City’ a partir de la paulatina prolongación de la ‘computación ubicua’, y especialmente incide en la producción y utilización en tiempo real de flujos de datos producidos por los sensores y dispositivos de identificación, seguimiento y detección, operados por diferentes actores, como parte del funcionamiento de la ciudad y la experiencia urbana cotidiana. En este sentido la ciudad es percibida como un ‘sistema operativo’ que a través de una red de sensores, genera diversos flujos de datos en tiempo real. Esta idea de ciudad midiéndose y regulándose continuamente en tiempo real, sustenta gran parte del trabajo tecnológico del influyente MIT’s SENSEable City Lab. Sin embargo, la retórica que conforma el imaginario de la ‘Sentient city’, se desarrolla a contrapunto de la automatización de la ciudad, desde los foros urbanológicos interdisciplinares e internacionales en los que participan científicos sociales, arquitectos, urbanistas, diseñadores, programadores y artistas, principalmente.


Los primeros desarrollos de la retórica crítica que irá perfilando el imaginario de la ‘sentient city’ e inspirando el diseño de nuevas aplicaciones, espacios digitales y tecnoarquitectónicos suelen situarse en dos influyentes autores. Por un lado el post que escribió Dan Hill (2008), diseñador estratégico (Helsinky Design Lab, Sitra), titulado ‘The setreet as plataform’[1], en el que describía detalladamente la vida ordinaria de una calle, desde las interacciones visibles entre humanos, artefactos, infraestructuras y espacios y a la vez describiendo todo el intercambio de información invisible realizado en esas interacciones. En ese post apuntaba cuestiones centrales sobre la producción y gestión de esos datos y su implicaciones sobre el devenir del propio espacio publico, la privacidad, el anonimato, y los retos de las políticas urbanas en base a estas cuestiones. Por otro lado, la obra de Mark Shepard (2009) [2], arquitecto y artista, a quien se le atribuye la definición y desarrollo crítico del término ‘Sentiet City’. Al, vincularlo explícitamente a las raíces latinas de la palabra “sensibilidad” (sentience): “la capacidad de sentir o percibir subjetivamente , sin incluir necesariamente la conciencia de uno mismo”, Shepard apunta a una capacidad de sentir que no presupone (a la agencia que siente) la capacidad de conocer, y menos aún en un sentido antropomórfico. La ciudad sensorizada puede ‘escuchar y sentir’ cosas que suceden en ella, pero ello no implica necesariamente algún tipo de conocimiento objetivo sobre ello. Relacionado con lo anterior, Shepard pone en primer plano el hecho de que los flujos de datos generados mediante la computación ubicua, así como las instancias que los producen, interpretan y utilizan, no pueden ser concebidos como objetivos. Más bien, su recopilación y clasificación, responde a decisiones políticas y su interpretación a través de algoritmos de software y de dispositivos de actuación, incluye valores subjetivos, códigos legales y relaciones de poder, como ya habían adelantado los trabajos de Thrift y French (2002) y Graham y Crang (2007) entre otros. Así pues, desde la propia conceptualización y hasta el posterior desarrollo de imaginario de la ‘Sentient City’ tanto en EE.UU. como en Europa, se produce un giro crítico, que incluye cuestiones filosóficas, sociológicas y políticas, hacia la forma de pensar, concebir y diseñar la ciudad misma y, en relación con ello, la computación ubicua y sus aplicaciones.

“The Sentient City thus becomes a contested site: a theoretical construct within which longstanding claims of essential human qualities, capabilities and characteristics are critically destabilized through their attribution to non-human actors. This destabilization is understood to work actively, as a tactical maneuver enabling other ways of thinking that not so much confront dominant ideologies but elide common wisdoms about not only what it means to be human but also what it might mean to be a city.” (Shepard, 2009: Sentient City Survival Kit: Archaeology of the Near Future. En: http://escholarship.org/uc/item/4zp0c4x2)

Shepard: “The Sentient City Survival Kit probes the social, cultural and political implications of ubiquitous computing for urban environments. The project consists of a collection of artifacts for survival in the near-future sentient city.”

Ecosistema Urbano: “Gran Vía Procomún es un proyecto que caracteriza la Gran Vía como un paisaje cultural identificable con los innovadores procesos de auto-organización e intercambio generados en internet. Un paisaje común y compartido, donde cada ciudadano pueda replicar las infinitas iniciativas presentes en la red, partiendo esta vez desde el soporte físico”.

___________

[1] Ver: Y también: Dan Hill en The Social Cities of Tomorrow Conference, 17th of February 2012, Amsterdam. Organised by Virtueel Platform. En: https://www.youtube.com/watch?v=gxXRubhVi8s

 

[2] Mark Shepard, “Curatorial Statement,” The Architectural League NY, 2009. http://www.sentientcity.net/exhibit/?p=3. A pesar de ser crítico algunos desarrollos del SENSEable City Lab MIT, resulta significativo que en 2011, viera la luz el influyente libro “SENTIENT CITY: UBIQUITOUS COMPUTING, ARCHITECTURE, AND THE FUTURE OF URBAN SPACE”, precisamente co-publicado por el MIT Press además de la The Architectural League of New York, como ampliación de la exposición antes apuntada.

 

Actualmente he terminado una visión ampliada y muy mejorada de este imaginario. Podrá leerse en breve en la revista Urbanities

Ciudadano/red: participación política en la ciudad tecnológicamente mediada

En tercer lugar y vinculado con lo anterior considero oportuno incluir el concepto ciudadano/red porque la barra en vez del guión hace visible, de nuevo,  una relación problemática y nada lineal entre el controvertido concepto de “ciudadano” y  lo que significa participar como tal en un mundo mediado por la convergencia de las TICs e Internet.

El concepto de “ciudadano”, en su acepción más formalista y amplia suele ser entendido como un status que define a un miembro de una comunidad urbana, que se inserta dentro del sistema de un Estado-nación y que cuenta con instituciones formales que vigilan y regulan los derechos y obligaciones de todos sus habitantes, tanto de sus miembros como de quienes no lo son, por ejemplo los extranjeros. Vinculado al concepto de ciudadano aparecen entonces cinco elementos definitorios: a) el status de pertenencia que se confiere desde una unidad política; b) el sentido de pertenencia hacia dicha comunidad política; c) un cuerpo de valores que usualmente se interpretan como el compromiso hacia el bien común de una unidad política en particular; d) un cierto grado de participación en el proceso de la vida política, e) obtener y emplear un conocimiento y comprensión de leyes, documentos, estructuras y procesos de gobierno (Knight y Harnish, 2006).

Ahora bien esta misma definición de “ciudadano” sitúa al concepto  en el lugar de un objeto político, esto es,  un aglutinador y conector de prácticas que no solo lo confirman sino que lo debaten o discuten: ¿Quién es ciudadano y quién no?, ¿qué hace un ciudadano?, ¿cuáles son esos valores que legitiman un compromiso claro con el bien común?,  ¿qué entendemos por comunidad política?, ¿sólo aquellas comunidades basadas en la idea de estado-nación?, ¿sólo aquellas referentes a una ciudad en su sentido más físico y construido….? ¿incluímos a las comunidades de práctica o a las comunidades que se autoproducen desde el uso y gestión de un espacio como recurso urbano público?

Al referirme al “ciudadano”/red me interesa entonces hacer hincapié en las cuestiones anteriores y avanzar en entender como el propio concepto de “ciudadano” es producido, desde formas de participación y compromisos críticos, que emergen desde la vida cotidiana y que, a veces, revierten en la producción de un proyecto ideal de comunidad, que nunca será del todo logrado (Lechner, 2000; Bakardjieva 2010). Me interesa, además, particularmente conocer como en esos procesos intervienen las mediaciones tecnológicas, ¿qué supone y cómo se participa como ciudadano/a en la ciudad cuando el propio concepto de ciudadano, de comunidad y de espacio público están impregnados de prácticas y significados vinculados al desarrollo de las TICs e Internet? 

El escenario de partida en el que la mayor parte de los autores se sitúan para entender como desarrolla el ciudadano su compromiso cívico en la era digital es la sociedad tardo-moderna caracterizada por los procesos de individuación y la creciente dispersión de los marcos culturales compartidos. Como parte de este contexto se explica el declive de la participación en actividades políticas formales y el desinterés por las políticas oficiales. Pero también la propensión a desarrollar prácticas e identificaciones políticas flexibles basadas en estilos de vida personales. Dentro de estas prácticas e identificaciones la ciudadanía es repensada como un tipo de actividad no-oficial, subjetiva, basada en la interacción entre distintos actores  y la construcción de experiencias comunes que tiene lugar en una variedad de lugares (cuerpos, cortes, calles, media, etc.) y en acciones performativas (protesta, organización, blogueo, voluntariado, etc) (Giddens, 1991; Inglehart 1997, Putnam 2000; Baumann, 2001; Beck, 2003, Sennet).

En este sentido  buena parte de los estudios apuntan, con diferente grado de tecnodeterminsmo y optimismo, a como el desarrollo de las Tics e Internet, (concretamente en su versión 2.0, y las plataformas sociales como Twiter, Facebook y los Blogs) introduce nuevas posibilidades interactivas y participativas desde las que los agentes producen y a la vez disponen de recursos cívicos alternativos (económicos, técnicos y discursivos). Esta participación generaría, así, nuevos canales para el compromiso cívico y la participación ciudadana que, además, podrían engendrar nuevas formas flexibles de identidades cívicas (Benet 2003; Olsson 2008:5010).

En un tono más moderado, destacan los autores que apuntan a las prácticas y relaciones sociales de participación cívica que moldean las infraestructuras digitales sobre las que se soporta el concepto de “ciudadanía digital” (Dahlgren 2009; Couldry, 2014:616). Autores en la línea de Couldry (2003) enfatizan la importancia de entender Internet como ‘diseño discursivo’ es decir como “‘una ‘institución social’  ‘alrededor de la cual las expectativas de los actores convergen (con)…” y que por lo tanto “tiene  un lugar en sus conciencias como sitio para una interacción comunicativa recurrente entre ellos como ciudadanos, no como representantes del Estado o de otra corporación o cuerpo jerárquico” (Dryzec 1990:43 en Coludry 2003:9). Desde esta perspectiva, una las principales características de la participación ciudadana digital es ‘la voz’,  entendida como un proceso de intervención personal pero reflexiva de los actores sociales, mediante el cual aportan información de si mismos y de las circunstancias en las actúan. Los últimos trabajos de Castells (2012) y Bennett, L. y Segerberg, A. (2012, 765) apuntan precisamente en esta dirección. El ‘ciudadano-red’ ocupa autónomamente el medio a la vez que produce el mensaje (2012:26-27) de modo que la propia “acción conectiva”, desde su sentido más personalizado, es lo que puede llevar a una acción colectiva como demuestran los movimientos sociales de ‘Las  Primaveras Árabes’,  ‘Los Indignados’ en España, u ‘Occupy Wall Street’. Lo que aporta el desarrollo de las TICs y su convergencia en Internet a la participación del ciudadano como tal, es la posibilidad técnica de co-producir y, a la vez, co-difundir discursos críticos o formas de contribuir al bien común desde la lógica de la expresión personal (ibid.,752).

Para que los ciudadanos actúen como tales digitalmente, y para que la ciudadanía digital se desarrolle como una identidad dentro de una cultura política más amplia las contribuciones de los ciudadanos en el medio tienen que ser reconocidas como tales (Couldry, 2014). Para ello, advierten algunos autores críticos, es necesario, que la conexión y el acceso a los recursos y tecnologías Web sea estable y socialmente amplio (Gosh), permitiendo el intercambio de conocimiento e información fluido y estable entre diferentes ‘comunidades de práctica’ (Wenger 1998) . Además es necesario que el propio formato en el que Internet es presentado y el diseño de los sitios Web, y aplicaciones móviles, permita que ciudadano trascienda el rol pasivo de recolector  y movilizador de información para participar de procesos deliberativos cuyos resultados tengan efectos visibles (Iveson, 2011).

Algunos trabajos como los de Morotov van más lejos en la perspectiva crítica y advierten que  el propio desarrollo de la ciudadanía digital resulta en una trampa para si misma.  La participación ciudadana digital no solo genera, sino que forma parte de un flujo de capital y desarrollo de nuevas tecnologías, aplicaciones, etc. que jerarquizan, encorsetan, estandarizan y restringen las posibilidades de la propia participación ciudadana. Al situar su participación en canales como Facebook, Twetter, Youtube, Wassap, etc. los ciudadanos contribuyen al desarrollo de las grandes corporaciones, a su monopolio sobre la comunicación de masas y a su centralidad como agentes políticos mismos. La propia dinámica anima, además, a las empresas a participar del negocio del diseño de devices y aplies que anticipan y así contribuyen a encorsetar el uso participativo que pueden hacer los ciudadanos de Internet y las TICs. Por otro lado el propio diseño de la tecnología vinculada a la participación ciudadana incorpora la monitorización constante de la misma, y por tanto nuevas formas de vigilancia y presión políticas. Finalmente, el conocimiento experto que se necesita para participar tanto de la producción como del uso de tecnología ‘libre’ o no mercantilizada para la participación política, no solo dificulta la existencia de otros canales alternativos a los que organizan actualmente la comunicación digital de masas sino que dificulta en muchas ocasiones la propia participación y abre importantes formas de exclusión.

En este sentido trabajos actuales apuntan aún más concretamente a la necesidad de explorar como los artefactos, objetos, software y lugares materiales, y no solo los sujetos, adquieren capacidades políticas explícitas, siendo ellos mismos y su articulación el objeto de confrontación pública y contestación así como materia para enactar ideales distintivos de ciudadanía y participación (Latour, 1993b; Mol, 2002; Law, 2004; Haraway, 2003; Bennett, 2007; Thrift, 2008; Jasanoff, 2010;).  Algunos autores, defienden la necesidad de abordar el estudio de  los objetos desde ‘low-tech’ como una botella de plástico, o como una valla hecha manualmente con plantas y maderas  que delimita el perímetro de un huerto urbano en un solar ocupado, hasta más sofisticados medidores de gasto energético en un hogar o los sensores de humedad en un huerto urbano, devices todos ellos experimentales que sirven como “un teatro de prueba” para una forma particular de vida política. De este modo partiendo de los objetos, defienden incluir en la esfera de lo político, la vida doméstica, lugares de trabajo, de placer o para la actividad económica (Marres & Lauzun, 2013; Uriel y Dominguez 2015).

En esta línea, hay autores que cada vez más apuntan a la necesidad de iluminar las cualidades de la ‘caja negra’ de la infraestructura tecnológica que enacta la sociedad actual, como una sociedad-red, en el sentido de  una sociedad de redes comunicadas en red. Destacan en este punto la importancia de analizar en términos bio-tecno-políticos los ‘protocolos’ que, como lenguajes, regulan el flujo, dirigen el netespacio, codifican las relaciones y conectan las formas de vida, delimitando lo que es posible e imposible en las redes(Galloway  y Thacker 2007). Al poner el foco en los protocolos que individualizan las redes y sus conexiones (protocolos de seguridad y comunicación) se rompe esa imagen de horizontalidad y libre movimiento, y nos enfrentamos con cuestiones políticas decisivas: elecciones sobre quien, que, como y cuando y porque es representado, en definitiva con visiones del mundo que privilegian a ciertos actores, personas, espacios  y conexiones frente a otras. La exclusión, entonces, surge por la imposibilidad de moverse libremente dentro o fuera de una red y por la imposibilidad misma de crear una red. Crear una red supone elegir las reglas por las cuales las personas y las cosas son individuadas así como elegir los medios por los que la gente puede unirse o dejar la red (Beker, 2007). Pero “el nodocentrismo que caracteriza la red construye una realidad social en la que nodos solo pueden ver nodos. Es una epistemología basada en  la realidad exclusiva del nodo” (Megías 2009:12). Si algo esta disponible en la red, se percibe como parte de la realidad, pero sino esta disponible, se percibe como inexistente. Por eso parte de los esfuerzos actuales proponen orientar el foco hacia lo que resiste siendo parte de la red, lo que Megías llama ‘paranodal” o lo que Galloway and Thacker llaman “antiweb” y ” exceptional topology”. Lo más sugerente de estas perspectivas,  es el llamamiento a poner atención, al explorar la infraestructura de las redes, en aquellos aspectos de la realidad se resisten a ser codificados y pensar que prácticas contra-protocolarias pueden resultar en un cambio progresivo, que estructuras alternativas pueden ser posibles. Estos desarrollos críticos, resuenan en y recogen a la vez las versiones del ‘ciudadano como hacker’ en movimientos sociales urbanos actuales. Un ciudadano cuya condición cívica y política se define desde la participación en la comprensión, diseño y gestión de la infraestructura que enacta la ciudad, como instrumentos de acción colectiva, cocreación y auto-organización. Es en este sentido, en el que se alude también a la ‘ciudad como código abierto’ y no solo como ‘plataforma’ para unos datos que deberían ser de ‘propiedad’ colectiva (open data).

IMG_9761
Este es el sistema de vallado que los participantes del huerto donde realizo mi etnografía estaban desarrollando. Construído a base de sembrar aromáticas y mediante una suerte de valla de madera y cuerdas para proteger esas nuevas plantas de los perros, de los transeuntes despistados … de los juegos de los niños… Este artefacto puede ser comprendido como un objeto político, una infraestructura, a partir del cual y en el cual se congregan discusiones sobre que es lo común y como gestionarlo, que es lo público y quien gestiona su uso y sus sistemas de cierre y aperturas… etc. De forma similar puede pensarse el modo en el que se establecen, piensan y gestionan en este grupo de participantes las contraseñas de los perfiles del huerto en la red.

Ciudad/red: ¿qué es lo que hace urbana a la tecnología y que hace tecnológica a una la ciudad?

2. Ciudad/red: ¿qué es lo que hace urbana a la tecnología y que hace tecnológica a una la ciudad?

Tecnología y ciudad han transcurrido imbricadas a lo largo de la historia, en la vida de los habitantes de las ciudades y en la forma del propio espacio urbano. Encontramos esta relación en las diferentes formas de organizar la relación con la naturaleza, en los modos de construir la ciudad, de ordenar los flujos de mercancías, energía, personas, información, capital y poder. Desde finales del siglo XX la relación entre la tecnología y la ciudad ha devenido en ciudades donde se gestionan, comparten y acumulan cantidades inmensas de información que esta por doquier – y no solo flotando como la niebla entre las calles– sino incrustada en nuestros cuerpos y espacios, indexando activamente interacciones entre las personas, entre personas y espacio construido, entre cuerpos y máquinas, entre espacio construido y máquinas y entre edificios y edificios, etc. Se trata de un ensamblaje activo entre prácticas y geografías analógicas y digitales y online/offline, entre ciudad y red, que se define a partir de modos de habitar, producir, consumir e imaginar la ciudad. En este sentido las ciudades actuales pueden definirse como ciudades/red.

Al utilizar el concepto de ciudad/red me interesa la concepción metodológica que puede enmarcarse en los desarrollos de la TAR (Teoría del Actor Red)  para entender la ciudad como parte de un “adentro” en las redes de prácticas sociomateriales que incluyen relaciones entre las propias prácticas y entre objetos, actores y espacios (Latour 2005; Graham y Marvin 2001; Farías, 2009b). En este sentido la ciudad se concibe como “(…) un efecto relacional e interior de las redes de prácticas urbanas”(Farias, 2009:28).

Visto así, la ciudad se actualiza, entonces, en redes heterogéneas tanto locales como translocales y depende de la acción colectiva de entidades heterogéneas. Pero ello no resulta en una suma o agregado de niveles o redes, la ciudad no es la suma por separado de: el sistema de transporte, la jurisdicción territorial/administrativa, el espacio de consumo, y de reivindicaciones políticas, etc. Sino que resulta de un trabajo composicional por el cual se definen las formas de convivencia entre distintos tipos de objetos y agentes (Latour 2010). Esta composición sucede simultáneamente (Fárias 2009:29): como paisaje de poder, como espacio público para acciones políticas y manifestaciones ciudadanas, como espacio vigilado, como espacio de tránsito, como milieu creativo, como red de parques y jardines, etc. Las múltiples formas en que la ciudad se actualiza dependen, además, del crecimiento conjunto, esto es, de la “concrecencia de entidades heterogéneas”:

The city is made up of potential and actual entities/associations/ togetherness … The accumulation of these entities can produce new becomings – because they encounter each other in so many ways, because they can be apprehended in so many ways, and because they exhibit ‘concrescence’ (Amin & Thrift, 2002, p. 27)

Esta concrescencia no sólo sugiere que los encuentros y asociaciones de entidades producen realidades urbanas emergentes, sino que además da cuenta del carácter procesual de la ciudad.

Desde esta perspectiva de la ciudad y la tecnología, no debe desdeñarse el estudio de lo cotidiano. Es en el trasiego de lo que acontece, de lo que es vivido y practicado situacionalmente, donde  se dan las posibilidades y tendencias que convergen en los  procesos de actualización de la ciudad tecnológicamente mediada, pero también es ahí donde se encuentran  los cabos sueltos, aquello que no participa directamente en ningún programa de acción, pero que puede irrumpir de pronto y transformar la acción y por tanto el propio proceso de actualización de la ciudad. El paisaje urbano informacional esta pues en continua producción, es performativo, o parafraseando a Crang, Crosbie, y Graham, (2007:5):“ICTmediated urbanity is thus a verb not a noun”

Al tratar el binomio TICs / ciudad, resulta importante subrayar también que las TICs componen y se definen a si mismas en redes de prácticas que no devienen urbanas sólo por el hecho de estar situadas en la ciudad, sino porque se orientan a la performación de la ciudad y de la forma de vida urbana, es decir, que sustentan la operación de la ciudad, participan de su geografía socio-espacial y producen representaciones de la ciudad y de lo urbano. Esto ha sido tratado ya de un modo clásico, por ejemplo, para el caso de las tecnologías implicadas en redes de abastecimiento, o de video-vigilancia (Latour, 2005).  Pero también ha comenzado a tratarse en estudios recientes sobre movimientos sociales (15M en España, Primaveras Árabes, Ocupy Wall Street). Merece la pena subrayar en este sentido los trabajos de Monique Girard y David Stark, 2007; Postill, 2011; Juris 2012, Corsin y Estalella 2013; Lasén y Martínez 2008; Toret 2013; Vasudevan 2012. Estos trabajos, entre muchos otros que se van desarrollando actualmente,  analizan como las tecnologías en red (en convergencias diversas), y desde la red (Internet) enactan la actividad cívica y política de la ciudad, definiendo sus geografías, a partir de cartografías móviles desde la conexión y la congregación de agentes en espacios online/offline de creación, debate, protesta, ocupación del espacio público. Los usos cotidianos y ordinarios de estas tecnologías son parte de la performatividad cotidiana la ciudad, de sus topologías y de sus espacios imaginados y producidos como públicos, y en teste sentido con todo el contenido y carga política que tiene el concepto de espacio público a lo que me referiré en otro post más adelante.

IMG_8289
En su barrio de Nueva Orleáns, la artista y TED Fellow Candy Chang hizo de una casa abandonada una pizarra gigante pidiendo completar la frase: “Antes de morir quiero…”. Las respuestas de sus vecinos –sorprendentes, agudas, divertidas– se convirtieron en un espejo inesperado para la comunidad. Puedes ver la web: http://beforeidie.cc/site/build-your-own-before-i-die-wall/ En el barrio donde hago trabajo de campo tras el desmantelamiento del Huerto de la Revoltosa, una de las participantes abrió este mural. Muchos post estuvieron relacionados con el apoyo al huerto. Muchos otros no. Pero el huerto y el barrio quedaron inscritos en esta cartografía híbrida que había abierto la acción “before I die”, participando de esas miles de prácticas tecnologicamente mediadas que enactan la ciudad en un sentido a la vez emocional y político.

Imaginarios en una ciudad tecnológicamente mediada: lo “smart”

Notas sobre la modernidad que impregna el imaginario de la  “Smart City”

Uno de los términos por los que primero se comenzó a hablar de las ciudades que hoy más ampliamente conocemos como ‘inteligentes’ o ‘smart’ fue el de ‘u-ciudad’. El término proviene del concepto ‘ubiquitous city’ o ‘ciudad ubicua’, un concepto acuñado por el gobierno coreano en su intento por promover la industria de tecnología urbana (Martijn de Waal, 2012). Posteriormente el concepto “smart city” fue desarrollado por compañias como: IBM, CISCO, Microsoft, Siemens, INDRA, Schneider Electrics, OpenRemote, Oracle Corporation, Telefónica, INDRA, entre otras[1], incluidos fondos de inversión, quienes van desarrollando campañas, promocionando eventos y proyectos orientados a la popularización y mercantilización del concepto especialmente dirigido a los gobiernos de las ciudades [2]. Junto con otros países europeos, y apoyada por los planes europeos de desarrollo, tecnología e innovación, en España, la ‘Smart City’ paso a ser un ítem central de las agendas políticas y de inversión económica, especialmente desde mediados de los años 2000.

La tecnología se imponen en este imaginario de forma pervasiva  en los espacios y objetos de uso cotidiano, combinando el software con las redes de telecomunicaciones digitales, sensores, identificadores, diversas tecnologías locativas (locative media)[3], etc. De ahí su ubicuidad y posibilidad de monitorizar y gestionar, casi en tiempo real la vida urbana (tráfico, flujos de objetos, personas, energía, información..) y la posibilidad de estar adherida a la vez al lugar específico y al todo urbano (y global). Los sloganes de la ciudad inteligente no se cansan de repetirnos como hoy es posible controlar el día a día en/ y a pesar de, el ajetreo de la vida urbana: saber el estado del tráfico en la zona por la que nos vamos a mover y recibir información de itinerarios alternativos; saber cuando llega el próximo bus; cual es el itinerario y llegada aproximada de nuestro nuestro pedido de alimentos al supermercado, o de los niños que van camino al cole; podemos verles en la guardería desde el teléfono móvil o el ordenador; programar desde el trabajo la lavadora; realizar cualquier trámite administrativo online y recibir las respuestas o avisos de la administración en nuestros terminales. La tecnología de la “smart city” esta diseñada para operar sin que aparentemente se vea, pero pretende proporcionar al usuario una experiencia de seguridad, control y accesibilidad personalizada a los servicios.

Por un lado, enlaza con los ideales modernistas de ciudad y del positivismo científico, en tanto es también un imaginario urbano basado en la idea de colección infraestructuras invisibles pero eficientes, que ordenan y controlan el entorno y las acciones del ciudadano, facilitando entornos híper-higienizados, ordenados, eficientes (Grahan & Marvin, 2001). También como en la ciudad moderna, la complejidad de la ciudad y su gestión hace imprescindible la existencia de una planificación centralizada que controle todos los procesos, una distribución invisible de las infraestructuras tecnológicas dejadas en las manos de expertos. Y finalmente como en la ciudad moderna el espacio público aparece como un espacio problemático cuyo control y organización es importante para el mantenimiento del orden urbano que permite un incremento en la eficiencia de las funciones de la ciudad.

Sin embargo, hay, al menos, dos diferencias cruciales, entre el imaginario de la “smart city” y aquel de la ciudad moderna (de Waal, 2012). En primer lugar, en el imaginario urbano modernista el acceso a la infraestructura se pretendió como universalizable y orientado a la integración de los ciudadanos en el mismo sistema, en la “ciudad inteligente” la tecnología urbana se organiza como mercancía, es decir que se diseña como un producto acabado para ser vendido a consumidores específicos. En segundo lugar en la ciudad modernista el espacio público se libero para el disfrute publico aunque a la vez se diseñara para intensificar las formas de control sobre el mismo. En la ciudad inteligente las tecnologías colonizan el espacio público con el fin de maximizar el consumo y las inversiones lucrativas[3]. En este sentido,las aplicaciones de realidad aumentada y de geolocalización, por ejemplo,superponen al espacio público físico publicidad y promociones de establecimientos comerciales, actividades de ocio, culturales, etc. estableciendo la posibilidad de disfrutar experiencias seguras que aparentemente controla el usuario-consumidor pero que consisten en itinerarios preestablecidos y encuentros personalizados, donde además se reducen las posibilidades de encuentro azaroso (serendipity). Este espacio público smart guarda un profundo parecido con el que algunos llaman “espacio publico privado”,  típico de los centros comerciales de las ciudades contemporáneas(Bianchini, 1988): lugares sin problemas, limpios, que tienen la apariencia de ser ‘públicos’, pero que están desarrollados y controlados para vender o anunciar bienes comerciales .

Finalmente, el espacio público híbrido de la “smart city”, como espacio monitorizado, controlado, entraña aperturas y cerramientos impuestos y crónicos que se contraponen con algunas cualidades del espacio publico urbano de la modernidad: el anonimato, la impredicibilidad, y el desorden que llaman continuamente a establecer y deshacer regulaciones que surgen como cualidades de la propia acción y relación social que en ellos se establece.

Por ejemplo, la seguridad de los espacios públicos de las grandes ciudades depende de sistemas de vídeo-vigilancia y geolocalización conectados a diversas fuentes de datos que identifican y controlan los movimientos de las personas y los objetos en ese espacio. Un caso “extremo” de los efectos de estas visualidades son las “violencias de archivo” (Derrida, 1997) a las que se somete algunas agrupaciones. En el transcurso del 2010, por ejemplo, en el Paseo Unión Europea de San José de Costarrica, se levantó un censo de más de 2400 vendedores ambulantes que trabajan en la ciudad basado en registros fenotípicos a partir de reconocimientos faciales realizados por cámaras de video vigilancia, conectadas a un archivo de datos biográficos de vendedores informales detenidos (Duran, 2012).

Este texto ha sido revisado y ampliado y se publicaraáen breve como parte de un capítulo en u libro conjunto del proyecto COSMOMAD. (Finales 2015)

________

[1] El mercado de las “ciudades inteligentes” moverá unos $20 billiones en el año 2020. (Ver: Navigant Research, “Smart Cities,” 1Q 2013, http://www. navigantresearch. com/research/ smartcities. )

[2] IBM ha establecido ya su programa “Smarter Cities” especialmente dirigido a gobiernos municipales interesados en centralizar el control y la gestion de las fuentes de datos de distintas agencias de la ciudad en una sola localizacion (Smart City in a Box). Pero hay otras empresas importantes en el sector: Abertis Telecom, Aqualogy, FCC, Microsoft, Schneider Electric, Thales y Thyssenkrupp, telefónica, así como algunos fondos de inversión: EIX Technova, American Industrial Acquisition Corporation, Baring Private Equity Partners, Active Capital Partners, Sodena Clean Tech, y Sodena TIC, Banco Santander.

[3] El término “locative media” comenzo a divulgarse sobre 2003, principalmente a partir de proyectos artístico tecnológicos que usaban tecnologías de geolocalización como el GPS. Un evento clave en este sentido fue el workshop organizado en 2003 por Marc Tuters and Karlis Kalnins junto con el RICX Media Centre in Latvia (ver: http://locative.x-i.net) . De forma general el término hace actualmente referencia a las tecnologías de la comunicación que implican localización o, es decir, que proporcionan un vínculo o información relativa a un lugar concreto mediante dispositivos de tipo GPS, teléfonos móviles, PDA, ordenadores portátiles o redes inalámbricas.

Imaginarios en una ciudad tecnológicamente mediada: la ciudad “maquina”

 Ciudad  ♥ Tecnología: un largo romance (II)

Durante el siglo XX, el avance conjunto de la tecnología y la ciudad tiene que ver, particularmente con la incorporación, cada vez más masiva, del artefacto tecnológico, especialmente el vinculado a la comunicación en los espacios de la vida cotidiana(automóvil, teléfonos, radios). Arquitectos como Henard (1910), Tony Garnier (La Ciudad Industrial, 1904), Antonio Sant’Elia (La Ciudad Nueva, 1922) y Le Corbusier (La Villa Radiante, 1933), pondrían sobre la mesa la necesidad de diseñar y dar vida a una integración aún más explícita y funcional de humanos y artefactos tecnológicos, es la propia ciudad y vivienda  la que se diseña como una máquina en el periodo de preguerra:

“Nosotros debemos inventar y reedificar la ciudad futurista parecida a un inmenso edificio en construcción, tumultuoso, ágil, móvil, dinámico, en cada una de sus partes, y la casa futurista parecida a una gigantesca máquina. (…) nosotros —materialmente y espiritualmente artificiales— hemos de encontrar la misma inspiración en los elementos del novísimo mundo mecánico que hemos creado, del cual la arquitectura debe ser su más bella expresión, su síntesis más completa y su integración más eficaz”.( Maretti, F.T., 1978, pp. 222-224).

 

En la creación de ‘ciudades-máquinas’ se había propuesto la coexistencia armoniosa del mundo maquínico, de artefactos e infraestructuras en el seno de la ciudad y la propia vivienda, ambas debían funcionar como una maquina misma (Le Corbusier, Carta de Atenas, 1933). Pensadas como máquina para vivir y con máquinas integradas en ellas, las ciudades se hacen, cada vez más, funcionales a la velocidad, a las necesidades y tecnologías de comunicación del mundo capitalista, menos industrial y mas de servicios y financiero. Ordenan, estas ciudades, desde su planteamiento, tanto la marcha de los peatones, como las velocidades mecánicas de los vehículos y los flujos de energía e información que deben conectar los centros productivos, los mercados, los centros de negocios y lugares de viviendas. La clásica ciudad ‘fordista’ modernista del boom urbano de postguerra, apuntalado por las economías industriales especializadas e integradas, puede ser considerada como el lugar internamente integrado de la producción y el consumo de masas, la interacción social y la representación institucional (Amin y Thrift 1994 citado por Graham 2001:). Estamos ante una ciudad compacta, unitaria situada en un espacio tiempo cartesiano y euclediano, contenedor de la vida urbana y social, una medida elemental, objetiva y repetitiva que marca los ritmos invariables de la fabrica, el hogar… ese tiempo de duración y sucesión anclado a un espacio circunscribible y delimitable (Lash and Urry 1994:237; Giddens 1979: 202; Emberley 1989:745).

 

¿Porque ciudad/red y ciudadano/red?

¿Porque ciudad/red y ciudadano/red?

Esta pregunta llevara encadenada una serie de 3 post en los que analizare que quiero decir teórico-metodológicamente con la expresión ciudad/red y que ámbitos de estudio incluye en el proceso de investigación en el que estoy embarcada, lenta pero continuadamente hace tiempo. El primero de los post se aproxima a la manera de ser concebida la tecnología y a relación entre humanos y no humanos. El segundo post apunta a la relación problemática entre ciudad y tecnologíaa. Y el tercero a la relación entre “participación ciudadana” y tecnología. Cada uno de los post es un breve resumen ni mucho menos exhaustivo de yodos los problemas que conjugan y apuntan a una producción en proceso.

1. Una mirada hacia la tecnología desde la agencia compartida

“El termino sociedad red hace referencia a la estructura social resultante de la interacciòn entre organización social, cambio social y el paradigma tecnológico constituido en torno a las tecnologías digitales de la información y comunicación” (Castells, 2006:21).

Partiendo conceptualmente de la definición de ciudad red de Castells (2002), utilizo explícitamente el concepto de ciudad/red y ciudadano/red, por tres motivos fundamentales que han guiado teórico-metodológicamente mi estudio de las mediaciones tecnologías de la ciudad y de las practicas urbanas.

El primer lugar en la línea de autores como Levy (1991), horst and Miller (2012), Mitchell (2003), Graham Y Marvin (2001), Blythe y Monk (2005); entre otros, entiendo que no existe una continuidad que deba darse por supuesta o no problemática entre ciudad, espacio de flujos de información digitalmente mediada, prácticas sociales tecnológicamente mediadas  y objetos tecnológicos propiamente dichos. Al intentar comprender de que manera las TICs median en las acciones colectivas que enactan la ciudad, no me refiero solamente a las relaciones entre agentes políticos mediadas por teléfonos móviles, los ordenadores conectados, las aplicaciones y los perfiles en redes sociales tecnológicamente, sino a flujos de acción que incluyen artefactos y personas conformando una agencia compartida (Latour 2005). Tanto las personas como los artefactos son sujetos y objetos de la acción o actores actantes, unas y otros hacen y hacen hacer. “Las acciones resultan tanto de las intenciones e intentos de las personas como de lo que su entorno material, los objetos y las tecnologías implicados en la acción, permiten o impiden realizar” (Lasén y Martinez de Alveniz: 10).

La gente produce, adopta y modifica, se apropia, de las TICs –y en ese proceso produce y se apropia de la información– en tiempos y espacios concretos de relaciones y prácticas cotidianas, según sus necesidades, valores y deseos, a veces, innovando, a veces “remediando” anteriores prácticas y medios de comunicación como la TV, los periódicos, los libros, la correspondencia, o la comunicación cara a cara y también “remediando” la propia experiencia social y antropológica de la producción del lugar (Bolter & Grusin 2000). Pero también en muchas ocasiones las personas nos apropiamos de las tecnologías en modos no previstos, no deseados, y también podríamos decir que son las tecnologías las que se apropian de nuestras acciones, abriendo espacios para lo indeterminado. En un terreno como este, de agencia compartida y de indeterminaciones, los afectos y las emociones se desencadenan desde las relaciones más ordinarias y vanales entre agentes humanos y no humanos hasta las más complejas. Por todo ello, cuando se establecen rigurosas y objetivadas separaciones y uniones entre ingredientes humanos y no humanos, entre lugares que se consideran “virtuales” y aquellos que se denominan “físicos”, entre el “estar conectado” o “desconectado”, entre la “acción privada” y la “colectiva”, entre “la novedad” y “lo de siempre”, perdemos de vista la posibilidad de que esos dualismos no estén necesariamente trazados en la práctica cotidiana de los agentes. Y ni siquiera del modo en el que fueron pensados al ser diseñados los artefactos que median en la producción de tales dualismos. Como nos recuerda Harvey Molotch (2003) el diseño de los objetos, esta en constante transformación, las personas, creativamente se apropian de ellos, los diseñadores tratan de encontrar sentido y adaptarse a esas re-apropiaciones y los científicos sociales aportamos nuevas categorías analíticas que también interceden en este proceso de producción de significado. La barra que sitúo en vez del guión pretende, en este sentido, hacer visible esa complejidad, heterogeneidad e imprevisibilidad en la relación entre humanos y TICs como parte de la experiencia urbana.

IMG_5362

Imaginarios en una ciudad tecnológicamente mediada: la ciudad “veloz”

Ciudad  ♥ Tecnología: un largo romance (III)

Sugieren Graham y Marvin (2001) que lo que realmente cambiaría en la relación entre tecnología y ciudad durante el siglo XX y particularmente desde la segunda mitad en adelante, es lo referente a las telecomunicaciones y en este sentido:

  • La intensidad, poder, rapidez y riqueza de las conexiones
  • La omnipresencia de la dependencia en la vida urbana basada en redes materiales y tecnológicas y las movilidades que soportan
  • La escala de la vida urbana tecnológicamente mediada
  • La duplicación, extensión, variedad y densidad de la red de infraestructuras
  • La rapidez en la sofisticación de las más poderosas y avanzadas infraestructuras y tecnologías de la información y la comunicación.

Esto es lo que principalmente ha caracterizado lo que se da en llamar desde la sociología y la antropología la ‘Tercera Revolución Industrial’ (Electrónica, Informática , Telemática…) y la ‘cuarta revolución urbana’ o la era de la ‘postmetrópolis’.  

En el espacio físico de la ciudad, pasa a estar incrustado, encarnado,  el espacio informacional. Pero no se trata de una sumatoria de realidades paralelas, como frecuentemente escuchamos. No se trata de que a la física inmutable de los edificios y monumentos arquitectónicos se le añada ese tan mal llamado ‘espacio virtual’ de los ordenadores y de la información inmaterial. Una epidermis no se superpone a otra. Lo que sucede en la era informacional es que las ciudades del mundo desarrollado, gestionan y acumulan cantidades inmensas de información que esta por doquier – y “no solo flotando como la niebla entre las calles”– sino visiblemente incrustados en nuestros cuerpos, en los objetos que consumimos o intercambiamos,  y en los espacios que recorremos o habitamos. La ciudad y nosotros generamos continuamente información, caudales enormes de información en tiempo real. esta información es procesada también prácticamente en tiempo real y así indexa activamente las interacciones entre las personas, entre personas y espacio construido, entre cuerpos y máquinas, entre espacio construido y máquinas y entre edificios y edificios.  Pero lejos de desmaterializar la ciudad, nos dice Latour, estas tecnologías  hacen aún más patente lo que antes permanecía en el insondable espíritu de la vida urbana: la heterogeneidad, la fragmentación y la movilidad continua del sistema complejo de relaciones entre distintas entidades humanas y no humanas que la enactan (Latour y Yaneva 2008).

París Ciudad Invisible http://www.bruno-latour.fr/virtual/index.html

Imaginarios en una ciudad tecnológicamente mediada: la ciudad “moderna”

 Ciudad  ♥ Tecnología: un largo romance (I)

Tecnología y ciudad han transcurrido imbricadas a lo largo de la historia , en la vida de los habitantes de las ciudades y en la forma del propio espacio urbano. Encontramos esta relación en las diferentes formas de organizar la relación con la naturaleza, los modos de construir la ciudad, ordenar los flujos de mercancías, energía, personas, información, capital y poder.

Decía Munford ([1961] 2012, p. 60) que, exceptuando los primeros asentamientos neolíticos de Jericó, en el Valle de Jordania, y Çatal Hüyük, en el sur de Anatolia[1], los vestigios urbanos más antiguos que se conocen se sitúan allá por el 3000 A.C. y coinciden en un periodo de siete siglos más o menos con una gran expansión tecnológica humana: la aparición del cultivo de cereales, el arado, la rueda de alfarero, el barco de vela, el telar, la metalurgia de cobre, las matemáticas abstractas, la observación astronómica exacta, el calendario, la escritura. Esta fue la conocida como ‘segunda revolución urbana’, es el nacimiento de las ciudades–estado, independientes y a la vez formando parte de una red de asentamientos urbanos interconectados, que funcionaban como nudos metropolitanos para la difusión de gran alcance del comercio, el conocimiento, la religión y el poder militar‐gubernamental. Si me remito a este lejano pasado, no es tanto con el ánimo de describir esta primera fase de una larga relación, sino más bien para dejar constancia de que esta primera revolución urbana produce ya entonces y hasta hoy una maquinaria sociotecnológica, la ciudad, que permite su mantenimiento, re-producción y favorece la acumulación y continua produción e incorporación al tejido urbano de novedades tecnológicas y técnicas.

“Hasta las gigantescas fuerzas de la naturaleza fueron sometidas a una dirección humana consciente: decenas de miles de hombres se ponían en acción como una sola máquina bajo un control central y construían acequias, canales montículos urbanos, zigurats, templos palacios y pirámides en una escala hasta entonces inconcebible. Como resultado inmediato de la nueva mitología del poder la misma máquina había quedado inventada(…). La ciudad fue el receptáculo que determinó esta implosión y que a través de su misma forma mantuvo unidas las nuevas fuerzas, intensifico sus reacciones internas y elevo en conjunto el nivel de realizaciones” (Munford, L. [1961] 2012, p. 62)

Reconstrucción virtual del Templo Oval de Khafaje, III milenio. Reconstrucción (3-D). Luis Amoros y Miguel Orellana (404Arquitectos), Barcelona y Vancouver, 2011

Con la llamada ‘tercera revolución urbana’ llegará la ‘metrópolis moderna’ que confirma y hace aún más visible la idea anterior. Los historiadores tienden a situarla en un periodo muy amplio que abarca entre 1850 y 1980, subdividiendo el periodo en diferentes fases que coinciden con la primera y segunda revolución industrial y los distintos desarrollos y expansiones del sistema capitalista. Para lo que nos interesa ahora puede decirse que en esta ‘segunda revolución urbana’, la tecnología y la ciudad se mantienen imbricadas amorosamente, pero, ahora, formando parte, además, de una conciencia colectiva de modernidad y progreso que surge con la Ilustración europea y se intensifica con el desarrollo de la primera y segunda Revolución Industrial pregnada de inventos, técnicas y tecnologías, así como de formas de racionalización en el uso y distribución de las mismas en el espacio urbano. Las maquinas a vapor, la máquina de coser, el telégrafo, el teléfono, la electricidad y la bombilla, el magnetismo, el ascensor, surgieron y se asentaron como nuevas mediaciones en las relaciones productivas de las personas y los Estados. Emergieron de las ciudades y al mismo tiempo penetraron en su piel, cambiando el modo de vivirlas, recorrerlas y la forma de comunicarnos.

 

Detengámonos aquí por un momento. Por qué el modo particular de pensar espacialmente la relación entre tecnología y ciudad de estos momentos de la historia marcaría profundamente y hasta hoy los desarrollos tecnourbanos, el modo en el que se diseña la infraestructura,  y que demandas políticas se hacen a través  mediante ella. El tantas veces citado plan urbanístico de Haussman para París resulta paradigmático en este sentido. Sentó las bases de una nueva concepción del espacio publico urbano, y el modo en el que este se ordena y gobierna, reconociendo e integrando racionalmente, por primera vez los componentes humanos (individuos, colectivos, instituciones, etc.) y no-humanos ( ambiente físico, clima, infraestructuras, arquitecturas) (Graham y Marvin, 2001; Robins, 2004; Kaika 2005; Keil 2005;)[2].

Como sugieren Dominguez y Fogué (2012) el plan de Haussman inscribe y enacta una “nueva política ecológica urbana”, un nuevo “régimen de cohabitación”, basado en la separación de los habitantes humanos, naturales y tecnológicos en diferentes superficies o capas de la ciudad y también en diferentes esferas de gobierno. Por un lado la ciudad del espacio publico visible y vivible, entendido éste como el lugar del trasiego social, del ocio, del comercio, la movilidad, donde la naturaleza aparece domesticada al servicio del urbanita. Esta ciudad de calles, plazas, pasajes, esquinas, parques, es la ciudad diseñada por arquitectos y gobernada por políticos y planificadores, es la ciudad abierta al debate político. Pero también al control público.

Por otro lado la ciudad habitada por diferentes habitantes tecnológicos como son los contenedores de agua, las alcantarillas, los cables, engranajes mecánicos de elevadores, tuberías, los propios flujos de energía, agua y residuos pasan a integrar la otra ciudad o mejor dicho, en plural, otras ciudades solapadas (hidrópolis, electropolis, ciudad de la información) que pasan a estar ocultas en las periferias, enterradas bajo tierra o entre muros y, en otras ocasiones –como sucedía con el transporte y las telecomunicaciones– estratégicamente fetichizadas para recordar la grandeza del progreso técnico. Véanse aquí por ejemplo los grandes puentes, los rascacielos, las enormes avenidas, las antenas. Incluidas esas excepciones, la esfera de componentes no-humanos se asienta como esfera ‘subpolitica’ ligada al conocimiento experto que hace y deshace sin control publico.

 

El espacio público segregado de sus infraestructuras y tecnologías es un espacio higienizado y ordenado para evitar la insalubridad, el caos y desorden que reinaban en el espacio urbano industrial poluído y superpoblado de la primera y segunda revolución industrial. La sustitución gradual de pequeñas y fragmentadas redes de infraestructuras por redes integradas, amplias y centralizadas permitieron liberar y limpiar amplias zonas urbanas, facilitaron el acceso universal a servicios básicos como la electricidad, el agua, el teléfono y mediante estas tecnologías y los artefactos vinculados a ellas fue posible la estandarización y la cohesión de espacios urbanos y poblaciones (Graham y Marvin 2001).

El plan de Haussman sirvió para impulsar nuevo ideal de cohesión urbana basado en una intengración pacífica de la naturaleza, la tecnología y la sociedad, en un ambiente urbano renovado, socialmente ordenado y saludable (Dominguez y Fogué, 2012). Pero como advierten Foucault (1977) y Lefebvre (1978) esta racionalización del espacio urbano, no puede desligarse del intento de incrementar el control político y moral sobre la población al tiempo que permite alejarla de las tomas de decisiones que se depositan el llamado conocimiento experto.

 

[1] Asentamientos urbanos pre‐agrícolas de cazadores, recolectores y comerciantes que iniciaron un proceso de concentración de población considerada como protourbanización hace 10.000 años.

[2] Citado por Domínguez y Fogué, 2014, p.1036 (forth coming article) Muchas gracias a ambos por compartir su brillante artículo.

FOGUÉ, U. & DOMINGUÉZ, F. 2015. Unfolding the political capacities of design. In Yaneva, A. & Zaera-Polo.A.(eds.) (forthcoming)What is comopolitical design?. London: Ashgate. https://escholarship.org/uc/item/3g25790c

 

 

Imaginarios en una ciudad tecnológicamente mediada: somos lo que soñamos

¿Porque son importantes los imaginarios?

La ciudad/red, es una ciudad en proceso de producción, organización y comprensión. En este sentido como en todo proceso de construcción social intervienen esquemas de representación que son una forma de traducir, en una imagen mental, una realidad material o bien una concepción. Sobre la base de las representaciones funcionan pues los imaginarios “que estructuran la experiencia social y engendran tanto comportamientos como imágenes reales” (Ledrut, 1987:84)[1] . El imaginario crea imágenes actuantes, imágenes-guías, imágenes que conducen procesos y no solo representan realidades materiales o subjetivas (Hier-naux y Lindón, 2007). Los imaginarios urbanos como parte ideacional de la realidad, o práctica intelectual de pensar la ciudad, son esquemas de significación que hacen a la ciudad. Ya decía este autor (y otros clásicos de la Escuela de Chicago) que las significaciones no existen en una ciudad en si misma, ni solamente en las cabezas de las personas ni tampoco solamente en las cosas, sino en la experiencia que hilvana unos y otras, la “experiencia urbana”, que es también una experiencia tecnológica. Los imaginarios de la experiencia urbano/tecnológica entrañan, pues, deseos de conocimiento, esperanzas y también desasosiegos y conflictos.

La importancia de los imaginarios en la comprensión de la ciudad se ha hecho eco en una larga tradición de estudios de antropología urbana en la línea de (Canclini, 1998) y recientemente autores como Gibson (1994), Boyer (1996), Flichy (1999); Marvin (1988); Graham (2004) Martjin de Waal(2009;2012) o Forth (et al.) (2013), Vanolo (2014)  han ampliado esta línea incorporando los imaginarios tecnourbanos. Me esta pareciendo desde hace ya tiempo avanzar en este sentido y exponer algunos resultados de mi etnografía sobre dos imaginarios que en los últimos años se han producido desde los foros políticos del gobierno de la ciudad y urbanológicos de análisis, debate, diseño y planificación de ciudad. Éstos últimos agentes, son esopecialmente relevantes porque actualmente participan de la producción de imágenes de la ciudad en los medios masivos de comunicación y así como en diversas redes de relaciones con empresas de tecnología y ámbitos de gobierno de la ciudad, aun cuando se sitúen explícitamente como agentes contra-hegemónicos.

En los siguientes post retomo las publicaciones de esta parte de mi investigación sobre imaginarios tecnourbanos comenzada en 2012 (https://ciudadred.hypotheses.org/wp-admin/post.php?post=47&action=edit) y me centrare en un recorrido, primero amplio y general, sobre la relación de la ciudad y la tecnología. Posteriormente publicaré varios post sobre la ciudad inteligente y sobre la llamada ciudad sensible que muestran mi proceso de investigación en este sentido. Las cuestiones que apunto en estos post seran discutidas en varios congresos y ponencias entre ellas, el próximo : “¿Qué ‘inteligencia’ y ‘sensibilidad’ para la ciudad hibrida? Mediaciones tecnológicas en  la participación ciudadana y el espacio público.” Conferencia semiplenaria en AEIC Espacios de comunicación, Bilbao 2014. Ver:

http://www.aeic2014bilbao.org/content.asp?id_seccio=24
images

[1] Citado en Delgado, M., 2011, p. 97.

 

Retomando ciudades y redes

La razón principal de estar AFK casi un año...
La razón principal de estar AFK casi un año… 

 

Hace casi un año deje de escribir el blog y pido disculpas a quienes empezaron a leerme y se han encontrado sucesivamente “Madrid-ciudad/Red?” como un barco pirata a la deriva. A veces pasan cosas en la vida que nos hacen estar AFK, una de esas cosas son los hijos y otra es la ANECA. En fin que desde que Teo llego a mi vida en noviembre del 2012 y hasta que conseguia la acreditación de Contratado Doctor, me ha sido difícil retomar la vida online con asiduidad. Pero aqui estoy de nuevo. Trabajando aun y durante otros 3 años sobre la ciudad-red.

En este primer post de la temporada, quiero contaros  que gracias al esfuerzo colectivo que hemos hecho los investigadores del Grupo Cultura Urbana de la UNED nos han renovado el I+D+i . Esto significa que ya no nos llamamos PRACTICEMAD (Practicas Culturales Emergentes en Madrid), ahora nos llamamos COSMOMAD (MADRID COSMÓPOLIS. PRÁCTICAS EMERGENTES Y  PROCESOS METROPOLITANOS- CSO2012-33949). Hemos renovado los objetivos de investigación, profundizando en las líneas que ya abarcabamos en el anterior cada uno de nosotros. De un modo amplio, puede decirse que mediante diez etnografías multisituadas en Madrid y su región metropolitana abordamos las relaciones entre ciudad y novedad. Más específicamente se trata de captar, a partir de una diversidad de ámbitos o áreas de la vida urbana, distintas formas de relación entre prácticas culturales emergentes y transformaciones metropolitanas. Éstas últimas son abarcadas bajo la imagen de Cosmópolis –una figura que enlaza los múltiples procesos de globalización, mundialización, informatización, dualización, individualización, cosmopolitanización, interculturalidad, densificación, segmentación, dispersión territorial, etc. que afectan al contexto en su conjunto.
Me parece interesante recordar aqui que la  unidad de trabajo empírico son prácticas socioculturales emergentes. Se documentan y analizan en una diversidad de loci: (1) Nuevas espacialidades centro-periferia, (2) Innovación cultural en empresas, (3) Narrativas y poéticas en el espacio íntimo, (4) Formas renovadas de mediación y experiencia en la música popular, (5) Logística y flujos alimentarios, (6) Inclusión y exclusión en la ciudad/red, (7) Interculturalidad en un Madrid multiétnico, (8) Hacktivismo, software libre y políticas digitales, (9) El circuito del arte bajo coyuntura de crisis, (10)
Visualidades e imaginarios urbanos. Para el tratamiento teórico de estas diez etnografías definimos cuatro ejes conceptuales: (a) Un nivel de economía política, centrado en el problema de la contradictoria agenda cultural urbana bajo presionantes condiciones globales; (b) Un nivel espaciotemporal, centrado en los modos de rearticulación de la localidad según sus diversos procesos de anclaje y desanclaje, escalas y cronotopías; (c) Un nivel centrado en las formas y emergencias de la novedad; (d) Un nivel
centrado en la redefinición en curso de categorías centrales de la experiencia urbana moderna, como público/privado, trabajo/ocio, producción/consumo y profesional/amateur. Desde una concepción ampliada de la innovación, este proyecto se interroga tanto sobre las nuevas prácticas emergentes como sobre la centralidad de las categorías clásicas mencionadas.
La hipótesis que nos guía es que éstas siguen organizando –si bien bajo tensión, pluralización y desgaste- la experiencia urbana en la Cosmópolis tardomoderna.

He puesto en negrita la etnografía en la que actualmente estoy desarrollando mi investigación sobre Madrid: ciudad/red. En este nuevo capítulo de investigación me interesa especialmente profundizar en los espacios hybridos de sociabilidad urbana donde se ponen en práctica, discuten, remedian o cobran nuevos sentidos los conceptos de comunidad, vecindad y ciudadanía. Estos parecen vincularse desde distintos ámbitos a un nuevo modelo de ciudad sensible/sensitivo (sentient). Una ciudad que parece capaz de sentirse a sí misma, que exige una relación más directa con la producción y gestión de la infraestructura urbana en múltiples datos que se registran en tiempo real y desde prácticas ciudadanas localmente situadas en espacios hiperconectados. Un ejemplo de ello en el que me encuentro inmersa actualmente es en la ocupación de espacios públicos para la producción y gestión de huertos urbanos. A partir de aqui los interrogantes que sirven de punto de partida son: ¿Qué nuevas comprensiones y usos del espacio público emergen ahí? ¿Qué demandas para la convivencia y gestión de lo público aparecen en escena? ¿Quiénes serán protagonistas de esta ciudad sensible? ¿Quiénes y cómo pueden quedar  desconectados?

Para esta investigación resulta necesaria una etnografía multisituada (Marcus, 1995) y online/ofline que permita seguir a los actores en su cotidianidad, presentando las categorías de análisis mencionadas que emergen de la separación, unión, imbricación o integración de los ingredientes humanos y no humanos que manejan en la ciudad. Del mismo modo que resulta necesario observar el modo en el que los objetos tecnológicos etnografiados, en tanto objetos usados, pensados, experimentados, no sólo o no tanto expresan y visibilizan sino expanden relaciones sociales, afectos, formas de comunicación, etc., algunas preexistentes otras novedosas. En principio serán 2 las unidades amplias de análisis seleccionadas: (1)Espacios urbanológicos o e-espacios promovidos por profesionales de  ámbitos como la arquitectura y el urbanismo (2) Huertos urbanos promovidos por la iniciativa de los vecinos.

Así pues, este año me vaís a leer sobre estas cuestiones y seguramente entre  otros lugares  me veréis acompañando y etnografiando la lucha de un grupo de vecinos del Pasillo Verde (Arganzuela) para hacer un huerto urbano  de un solar abandonado por el Ayuntamiento durante años.

Asamblea en el Huerto La Revoltosa del Pasillo Verde. Septiembre 2013.
Asamblea en el Huerto La Revoltosa del Pasillo Verde. Septiembre 2013.

Pienso que esta investigación que me traigo entre manos es importante porque la mayor parte de  las investigaciones relacionadas con las TIC y la ciudad han estado subvencionadas por empresas multinacionales dedicadas a la comunicación, o por ayuntamientos, estudios de arquitectura y urbanismo. La mayoría se realizan a posteriori de la puesta en marcha de un proyecto, la inauguración de una nueva infraestructura o diseño de un espacio… Esto se traduce habitualmente en informes que ofrecen unaconstatación cuantitativa de la expansión en el uso de estas tecnologías y los espacios, así como en la producción y reproducción de discursos emic que contribuyen a la producción de modelos de ciudad pero que rara vez son tomados como objeto de análisis etic. Por eso, pienso yo,  se hace necesaria una  aproximación cualitativa a los fenómenos que se derivan de esta expansión, teniendo en cuenta no solo a los usuarios expertos sino también y principalmente a los urbanitas de a pie, porque tanto unos como otros son actores sociales activos y críticos que utilizan la tecnología de manera relacional y construyen una opinión propia sobre ésta, sobre la ciudad y sobre si mismos y sus relaciones en ese proceso continuo de ensamblaje y actualización que da forma a la ciudad.

No queremos ser otra mente plana en una oficina cualquiera. Creación y emprendimiento de VJs en Madrid

 

foto2mapping santiagoAqui os pongo el enlace al último artículo que he publicado sobre creación y emprendimiento en la ciudad/red. espero que os guste,  o que al menos os introduzca en una perspectiva crítica y no precisamente edulcorada sobre esta categoría de emprendedores que tanto gira en la ciudad/red y que auna otras categorías dadas por supuestas y poco exploradas como son: trabajo colaborativo, trabajo en red, innovación…

El artículo es fruto del trabajo empírico desarrollado en la investigación sobre la ciudad/Red desde 2009/10 (I+D+i Practicemad)(1), así como de la participación en la investigación Jóvenes, culturas urbanas y redes digitales. Prácticas emergentes en las artes, el campo editorial y la música(2), etnografiando específicamente prácticas y discursos de jóvenes y no tan jóvenes profesionales del sector del VJing, entendido de un modo amplio como realización y creación audiovisual (AV). Para llevar a cabo esta tarea, se han realizado entrevistas en profundidad y observación participante en distintos escenarios de prácticas tales como: actuaciones de proyección en vivo en diversos ámbitos, conferencias y talleres impartidos por los interlocutores, así como sesiones de creación y ensayo en sus lugares de trabajo y residencia. Todo ello combinado con la práctica etnográfica on line, que en un principio sirvió para seleccionar espacios de actividad on line/off line y agentes activos en el ámbito del VJing y posteriormente para seguir sus actividades y monitorizar de forma continuada el campo durante un año de investigación que fue íntegramente desarrollada en la ciudad de Madrid.

http://sociedadinformacion.fundacion.telefonica.com/DYC/TELOS/SOBRETELOS/Nmerosanteriores/DetalleAnteriores_94TELOS_ANALISIS3/seccion=1268&idioma=es_ES&id=2013021317550001&activo=6.do